COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

TyN desde Barcelona. YouTube domina el vídeo en Internet más, de 400 horas de vídeo son añadidas a la plataforma cada minuto, y los canales con millones de suscriptores se cuentan por decenas de miles, al menos en occidente.

Esto genera un terreno fértil para que cualquiera de nosotros podamos transmitir en directo, desde nuestro celular o desde la computadora cualquier actividad que estemos haciendo en ese momento o viendo para compartirla con quienes queramos.

El vídeo en directo ha crecido un 80% durante el último año, un crecimiento muy superior al resto de la plataforma

Además de este tipo de contenido se encuentran canales específicamente creados para emitir contenido pirateado o sin licenciar, por ejemplo, dibujos animados, clones de la emisión en directo de canales de televisión de todo el mundo y eventos deportivos, son lo más común de emitir.

Las transmisiones deportivas son las que más pierden con esta plataforma. Un ejemplo de ello fue la carrera de 500 millas de Indianápolis, un evento no emitido en directo en España por los canales abiertos. Para evitar la piratería de la transmisión, la organización del evento decidió subir la carrera completa a YouTube ni bien había finalizado, sin restricciones geográficas.

Así como este cualquier evento deportivo puede verse en alta calidad en YouTube colocando en “directo” al lado del partido que quieras ver.

Existen transmisiones clandestinas que sus productores comparten con sus amigos en línea con quienes comparten el enlace.

Estos grupos surgen de forma espontánea en Reddit, Facebook, Twitter o foros propios. Por lo general las emisiones son estables y suelen aguantar durante todo el evento. Una vez finalizado, se desmonta toda la operativa técnica, se borran las cuentas y los canales para empezar el próximo partido de Champions League, campeonato de MotoGP o de Fórmula 1.

YouTube no permite este tipo de contenido, pero sus algoritmos actuales no parecen estar adecuados para encontrar y acabar con emisiones en directo ilegales en su plataforma.

En general son los cuerpos de anti-piratería de las organizaciones deportivas o de derechos digitales los encargados de avisar a YouTube. Especialmente efectivo es el trabajo de los encargados de parar las emisiones piratas de partidos de la NBA.

La mejor solución para evitar este tipo de acciones ilegales es tener los servicios de emisión online de deportes a bajo costo, siendo el mejor ejemplo de esto la NBA, que por 22 euros mensuales permite ver todos los partidos.

En Europa, opciones como BeIn permiten ver múltiples campeonatos futbolísticos en directo de forma legal desde 10 euros al mes.

Así como Spotify y otras plataformas de contenido musical bajo demanda consiguieron disminuir de forma drástica la piratería, la aparición de este tipo de plataformas acabaría con la piratería que hoy por hoy arremete vía YouTube.

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO