COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El 5G, comenzó oficialmente en Suiza en abril de 2019. Desde entonces se han levantado 2.000 antenas, pese a la oposición de varios movimientos anti-5G que se han manifestado en las calles y a varias iniciativas políticas que tratan de frenar la implementación y puesta en servicio

El principal argumento de los que rechazan la implantación de la tecnología 5G es que las redes emiten radiaciones perjudiciales para la salud. Ante la preocupación, Suiza estableció una moratoria indefinida en el uso de esta red. 

Ver más: 5G versus 4G: ¿Cuál es la diferencia?

No se permitirán la instalación de nuevas antenas en Ginebra y otros cantones suizos, hasta que se obtenga una información precisa del impacto que esta nueva red tecnológica podría llegar a provocar en la salud.

Hasta el momento, no se trata de una medida estricta ni de suspensión, sino un debate que se abre frente a la duda de las consecuencias sanitarias que podría provocar su uso. La decisión fue tomada por los políticos y ciudadanos, junto a distintas organizaciones.

Ver más: 5G facilitará los despliegues IoT a gran escala

Sus potenciales riesgos

En febrero la OMS publicó una serie de preguntas y respuestas sobre la relación de las redes inalámbricas 5G con la salud. El aparte relacionado con los riesgos potenciales para la salud humana explica que luego de mucha investigación no se ha demostrado que la exposición a tecnologías inalámbricas tengan algún efecto adverso en la salud. Sin embargo, advierte hay pocos estudios con respecto a las frecuencias que utilizarán las redes 5G.

La OMS explica que la interacción entre los campos de radiofrecuencia y el cuerpo provoca el calentamiento en los tejidos. Señala que el aumento de temperatura es insignificante, siempre que el nivel de exposición permanezca por debajo de las pautas internacionales, que cubren las frecuencias de 300 Ghz, incluidas las frecuencias de 5G.

No obstante, hay expertos que argumentan que las redes de 5G representan un peligro para la salud humana. Frank Clegg, expresidente de Microsoft Canadá y ahora CEO de C4ST (Canadians for Safe Technology), explica en un vídeo que no conoce ningún estudio de la industria de la tecnología que mida los efectos sobre la seguridad y la salud de las redes 5G.

Clegg señala que la tecnología 5G utiliza las ondas milimétricas usadas por Estados Unidos y el gobierno israelí para controlar las multitudes. Causan una reacción dolorosa en la piel y en otros órganos. «Nadie tiene una idea de las consecuencias sobre el ser humano al estar expuesto 24 horas al día, 7 días a la semana a estas redes», exclamó.

Manifestó que la tecnología y los dispositivos inalámbricos tienen efectos comprobados y significativos sobre la salud. Causan insomnio, dolores de cabeza, fatiga, palpitaciones del corazón y también arritmia, infertilidad, entumecimiento, diabetes, cáncer, daño permanente en el ADN y pueden afectar la salud mental.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO