COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En septiembre de 2020 Amazon ya había anunciado un nuevo sistema que estaba probando en sus supermercados de pago sin contacto. El dispositivo que conecta la impresión de la palma a una tarjeta de crédito almacenada para que, con solo poner la mano sobre un sensor, podamos comprar cualquier cosa.

Amazon One utiliza la palma “única” de cada individuo, una alternativa a otros identificadores biométricos como el reconocimiento de huellas dactilares, de iris o facial.

Ver más: Amazon One, el sistema para pagar con la mano

Para ello Amazon registra en su base de datos la información del usuario y asigna su palma de la mano a su cuenta de Amazon. A partir de ahí siempre que se quiera pagar se escanea la mano y Amazon identificará automáticamente al usuario para cobrarle directamente de su cuenta de Amazon.

La multinacional americana ha instalado el sistema en pruebas en las cajas registradoras de un par de Whole Foods y asegura que no supondrá el despido de personal. Por ahora: antes que en Whole Foods, el gigante de internet ya instaló Amazon One en sus tiendas físicas Amazon Go y Amazon Books de la ciudad de Seattle, donde tiene su cuartel general. Después lo extendió a otras tiendas piloto en otras ciudades. Ninguna de esas pequeñas tiendas tienen cajeros humanos.

Ahora, el test en las grandes superficies de Whole Foods marca el pistoletazo de salida para una expansión a nivel nacional e internacional. Amazon ya está extiendiendo los tentáculos de sus tiendas físicas por todo el mundo.

“No hay dos palmas iguales, así que analizamos todos estos aspectos con nuestra tecnología y seleccionamos los identificadores más distintivos en su palma para crear su firma”, explicó la compañía.

Ver más: Walmart sale a competir fuerte con Amazon Go

Amazon dijo que los datos biométricos están “protegidos por múltiples controles de seguridad y que las imágenes de la palma de la mano nunca se almacenan en el dispositivo Amazon One”, sino que se envían a un “área altamente segura que construimos en la nube”.

El mayor problema de Amazon One no está en la posible suplantación de personalidad. Como todos los sistemas de identificación biométrica de consumo masivo — desde la huella dactilar al Face ID de Apple — todos se pueden burlar.

El problema real está en la privacidad y el abrir flancos a ataques de terceros. Seguimos dando información a compañías privadas y administraciones públicas sobre todos los aspectos de nuestra vida, incluyendo partes de nuestros cuerpos. Aunque Amazon dice que estos datos están guardados en su nube de forma segura — y podrás borrarlos cuando quieras — eso no quiere decir que estén a salvo de ataques.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO