COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La compañía presentó ayer su petición voluntaria al Capítulo 11 del Código de Quiebras de EEUU. Las filiales extranjeras de Avaya no están incluidas en la presentación y continuarán las operaciones normales.

Avaya ha obtenido una línea de financiación comprometida por US$ 725 millones suscrita por el Citibank. Sujeto a la aprobación del Tribunal, esta financiación, sumado a los fondos de las operaciones de la compañía, proporcionaría la suficiente liquidez para apoyar sus operaciones de negocio en funcionamiento y minimizar las interrupciones durante su estadía en el Capítulo 11.

En un comunicado, Kevin Kennedy, CEO de Avaya, explicó que revisaron alternativas para paliar la situación y concluyeron que la reducción de la deuda actual de Avaya por medio del Capítulo 11 es la mejor opción de cara al futuro. La empresa analizó desprenderse de su negocio de call centers, aunque en este momento no sería una solución para maximizar el valor para los clientes de Avaya y la totalidad de las partes interesadas. Avaya permanece en negociaciones en curso para obtener beneficios económicos de algunos otros activos.

Kennedy explicó que el ingreso a Capítulo 11 es un paso crítico en la transformación de la empresa hacia software y servicios. Comentó que la estructura de capital actual de Avaya data de diez años y se puso en marcha para apoyar el modelo de negocio de una empresa centrada en hardware.

Para el año fiscal culminado en septiembre, Avaya reportó ingresos por US$ 3.702 millones (-9,2%).

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO