COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

(Uruguay) Al cierre de 2011 había en Uruguay 141,2 líneas activas de telefonía móvil por cada 100 habitantes, según datos de la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicaciones (Ursec). De esos servicios, 67% contaban con acceso a internet.

En base a estos datos, un informe Deloitte sobre las oportunidades del sector bancario en la telefonía móvil indica que “los fabricantes de dispositivos están respondiendo a esta demanda a través de la introducción de teléfonos inteligentes de bajo precio y desbloqueados por menos de US$ 150 antes del subsidio del operador”. Se espera que para 2014 un tercio de los celulares vendidos en América Latina sean teléfonos inteligentes.

Esa clase de dispositivos pueden brindar al cliente bancario un conjunto más amplio de opciones. El informe de Deloitte habla de acceder a un “localizador de sucursales o cajeros automáticos, solicitudes de hipotecas, comparación de productos, pagos de facturas y captura remota de depósitos”, entre otras facilidades.

La utilización de la tecnología móvil no solo permite explotar un nuevo canal de transacciones sino también de promoción. Una base de datos bien construida permite a los bancos generar perfiles de clientes y a cada uno, enviar de forma automática sugerencias y promociones a medida.
 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO