COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

(Perú) La información que revela el análisis del Banco Interamericano de Desarrollo, remite a las 850 mil laptops que distribuyó el Gobierno peruano a partir del 2008 entre niños de las zonas rurales del país y que no han mejorado hasta ahora su rendimiento en matemáticas y lenguaje. Sin embargo, sí sirvieron para que mejoraran sus habilidades cognitivas, que podrían potenciar –en el futuro– esas capacidades de aprendizaje y su destreza laboral.Aludió también a la ausencia de articulación de esos equipos con programas educativos del Gobierno.

El informe, presentado por los especialistas del BID Eugenio Severín y Julián Cristia, reveló que con este plan –en que el Estado invirtió US$180 millones– se redujo la brecha digital. En su exposición, los investigadores admitieron que por el poco tiempo transcurrido entre la entrega de los equipos y el estudio del BID –15 meses–, el desarrollo de sus habilidades cognitivas aún no era completo, por lo que debía analizarse posteriormente.

Ambos especialistas aseguraron que el desarrollo de las habilidades cognitivas de los niños y su acceso a la tecnología les permitirá mejorar sus competencias laborales futuras. Incluso, indicaron que ello les posibilitará un aumento de sus ingresos.

La directora de Investigación del Ministerio de Educación, Verónica Villarán, aseguró que el Gobierno trabaja en los mecanismos para articular las laptops con las políticas educativas nacionales. Tras reconocer que en este proyecto no se llegó a comprometer a los docentes, anunció que se incluirán programas y problemas tipos de matemáticas y lenguaje en esos equipos.

El director de Tecnologías Educativas del Ministerio de Educación, Sandro Marcone, aseguró que se está trabajando en un primer programa que vinculará a profesores de 1.200 escuelas y enfatizó que ese problema debe involucrar a las regiones.
En tanto, quien fuera ex viceministro de Gestión Pedagógica cuando se entregaron las laptops, Idel Vexler, aseguró que si el estudio del BID revela deficiencias, deben darse los correctivos necesarios. Señaló que una evaluación de ese tipo debía considerar la pobreza educativa de las zonas rurales, como un factor en la evolución del aprendizaje.

Este tipo de planes de Gobierno, que se vienen dando a lo largo y a lo ancho de Latinoamérica y que apuntan a achicar la brecha digital, pareciera ser que sólo se ocupan de proveer y diagramar la logística de la entrega de dispositivos. Claro, que esto es mejor que nada y que al menos hoy en día ya formen parte de un plan de Gobierno, es positivo. Pero este informe presentado, saca a la luz los grandes desafíos que aun quedan por resolver para que la computadora, netbook, laptop o el dispositivo que sea no pase a ser otro objeto que simplemente ocupa un lugar más en el aula de estudio. La inversión en capacitación, tanto a maestros –y no sólo de zonas rurales- como a funcionarios del Estado, debe estar a la misma altura que la compra y entrega de los dispositivos. De otra forma, el esfuerzo en la inversión queda obsoleto si es que se piensa que el objetivo final es el de achicar la brecha y modernizar la educación; y el plan deja de ser integral. Con los resultados arrojados por el BID, lo que parece es que la inversión parte del presupuesto publicitario de los Gobiernos y no del presupuesto en Educación. Las imágenes de niños recibiendo las donaciones quedan en eso, sólo en imágenes, que luego servirán para las campañas de los gobernantes.

El informe está basado en el caso del Estado peruano, pero bien vale para el resto de Latinoamérica, y sería no sólo interesante sino muy útil medir los resultados que proyectan todo este tipo de donaciones en el resto de los países.
 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO