Eddy Silvera, Asesor Financiero
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Por: Eddy Silvera, Gerente General Canalbank

En estas épocas recientes y con la entrada de la época post pandemia, la transformación digital de las empresas, banco, instituciones y de las personas ha venido para quedarse e inclusive se ha acelerado en el 2020.  A nivel global, las empresas quieren estar al día en un mercado donde las tecnologías digitales (inteligencia artificial, aprendizaje automático, la robótica, la cadena de bloques / blockchain, la analítica de datos entre otras) están presentes en cualquier producto o proceso sujeto a la transformación digital.

Ver más: Futuro de la Banca en la Nueva Era: el uso de las plataformas digitales de avanzada

En base a este escenario, el advenimiento de los denominados “bootcamps” de tecnología avanzada cobra más fuerza en estos nuevos tiempos. Aunque la palabra “bootcamp” se refiere originalmente a los campos de entrenamiento militares ingleses, se utiliza la misma para denominar procesos de formación educativos concentrados con las siguientes características: de corta duración (de 12 semanas hasta 6 meses), intensos durante todos los días de la semana (de 8 a 12 horas) y están dedicados particularmente a los profesionales de programación tecnológica.

El origen de los bootcamps responde a la necesidad de cubrir la actual escasez de talento humano con las habilidades tecnológicas necesarias e imprescindibles para la transformación digital de las compañías. Estos cursos generalmente están diseñados para aprender desde cero, no requiere experiencia previa y en ocasiones tienen coste elevados. La ventaja para los que atienden los cursos y tienen las habilidades necesarias en el área de transformación digital radica en que los egresados de estos cursos se colocan e insertan rápidamente en el mercado laboral.

Ver más: Design Thinking y Producto Mínimo Viable: claves para la reinvención del negocio

Los bootcamps usualmente trabajan coordinados con las empresas demandantes de estos talentos para identificar las necesidades de la industria, y están en continuo proceso de ajustes para incorporar las ultimas tendencias, productos y prácticas del área digital en sus cursos de formación. Adicionalmente, no solo se trabaja en las capacidades técnicas, sino también se complementa la formación con capacitaciones de trabajo en equipo, resolución de problemas, aprender a aprender y relaciones interpersonales utilizando el liderazgo emocional.

La industria de los bootcamps no tiene más de una década pero ha tenido un crecimiento considerable a nivel mundial en los últimos años. Existen mas de 300 bootcamps a nivel global y América Latina han seguido los pasos con varias iniciativas desarrolladas principalmente en Argentina, Brasil, Colombia y México; así como en Centroamérica. Inclusive se tienen casos de Bootcamps que también contribuyen desde el ámbito social y apoyo a estudiantes que son refugiados, migrantes forzados y retornados de países como México, Venezuela y Centroamérica como es el caso de HolaCode.

Para mayor información de este tema tan interesante e innovador de estos tiempos, los invito a que revisen la Publicación de Juan Carlos Navarro y Allison Cathles denominada “La disrupción del talento. El advenimiento de los bootcamps de programación y el fututo de las habilidades digitales” bajo el paragua del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO