Ilustraciòn de www.vicenscastellano.com
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El operador brasileño plantea la posible venta de sus operaciones móviles para salir de la bancarrota, de acuerdo con un plan de recuperación presentado esta semana.

El plan incluye medidas para asegurar la continuidad del negocio, como la venta de activos, la reestructuración de pasivos y la obtención de nuevos recursos financieros.

Oi cuenta con 47,6 millones de líneas móviles y ocupa el cuarto lugar del mercado con un market share del 19%. El negocio móvil respondió por el 29% de los ingresos del primer semestre del año.

El operador propone una reestructuración para los tenedores de bonos con un recorte de hasta 70%, quienes recibirían el 30% de la deuda pagada. En el caso de los acreedores sin garantía real, prevé que son necesarios entre cinco y diez años para comenzar a cubrir la deuda, y un plazo de 19 años después de aprobado el plan, para realizar el pago total.

De un total de casi 67.000 acreedores, 59.000 carecen de garantía. La deuda de Oi llega casi a US$ 20.000 millones; su pedido de protección de bancarrota es el mayor de Brasil.

Desde el gobierno se mostraron sorprendidos por el plan de reestructuración, en especial porque puede incluir la venta del negocio móvil, para el cual no se vislumbran candidatos.

Tiempo atrás, la empresa atribulada era TIM, de la cual se especuló con su venta para paliar la deuda de su matriz italiana. En ese entonces, se analizó  que podría fusionarse con Oi. Justamente por los niveles de deuda de la italiana, una operación inversa resultaría compleja.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO