COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Oi solicitó la protección de bancarrota (recuperación judicial) para todas las subsidiarias que integran la compañía. La compañía pidió que el pedido sea analizado de manera urgente. El pedido de protección contra quiebras es el mayor de la historia de Brasil.

La compañía se encuentra en un proceso de renegociación de deuda que se prolongó más de lo estimado. En el transcurso, se cobró la renuncia del CEO de Oi, Bayard De Paoli Gontijo hace diez días, reemplazado por el director financiero, Marco Norci Schroeder, quien no pudo torcer el rumbo de los acontecimientos.

Los créditos en renegociación llegan a BRL 65.400 millones (US$ 19.100 millones, al tipo de cambio actual). Frente a la posibilidad cierta de solicitudes de embargo, la compañía decidió recurrir a la protección que le brinda la Ley de Sociedades Anónimas.

Frente al asedio de los acreedores, Oi explicó la decisión de recurrir al paraguas legal contra quiebras por cuatro motivos:

  1. Preservar la continuidad de los servicios a los clientes, dentro de las reglas y compromisos asumidos con el regulador del mercado, Anatel.
  2. Preservar el valor de las empresas que componen el grupo Oi.
  3. Mantener la continuidad de su negocio y su función social, de forma de proteger de manera ordenada los intereses de las empresas, de sus clientes, de sus accionistas y demás stakeholders.
  4. Proteger el flujo de caja del grupo Oi.

En el comunicado, el operador asegura que la compañía mantendrá sus actividades empresariales y garantizará la prestación de servicios, a la vez que mantendrá el foco en proyectos para la transformación de la empresa.

Gobierno: el sector no se verá afectado

El Ministerio de Ciencia, Tecnología, Innovación y Comunicaciones (MCTIC) indicó que el pedido de protección judicial frente a quiebras de Oi no afectará el sector de telecomunicaciones brasileño. “Es un sector robusto y vibrante, competitivo y diversificados, y la confianza de los mercados no será afectada por un pedido de recuperación judicial puntual”, indicó la cartera en un comunicado.

El MCTIC señaló que acompañará el desarrollo de los acontecimientos para velar por la defensa de los derechos de los consumidores, la preservación de empleos y los derechos de los inversionistas. De todas formas, explicaron que la competencia para cuidar la concesión de todas las operaciones corresponde al regulador Anatel.

Por su parte, desde el regulador comunicaron que adoptará las acciones específicas de fiscalización para asegurar el mantenimiento de las condiciones operativas de las empresas y de protección a los usuarios. Aunque no especificaron cuáles serían esas acciones.

Oi en cifras

El operador es uno de las principales empresas de telecomunicaciones de Brasil. A marzo de este año contaba con 14,85 millones de líneas fijas (34,4% de cuota de mercado); 6,36 millones de accesos fijos de banda ancha (24,6% del mercado); 47,6 millones de clientes de telefonía móvil (18,6% de market share) y 1,18 millones de abonados a TV paga (6,3% del mercado).

Durante 2015, Oi reportó ingresos por US$ 7.000 millones, aunque el ejercicio terminó con un rojo de US$ 2.617 millones.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

3 COMENTARIOS

DEJAR UN COMENTARIO