COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Bankia y CaixaBank negocian fusionarse para crear el banco con mayor volumen de activos en España, una operación con la que quieren fortalecerse ante la profunda crisis desatada por el coronavirus y seguida de cerca por el Estado, dueño de Bankia tras salvarlo de la quiebra.

Con sendos comunicados al regulador de la Bolsa de Madrid, ambas entidades anunciaron sus contactos exploratorios la medianoche del jueves al viernes.

El acercamiento se produce cuando España, uno de los países más impactados por la pandemia en Europa, presenta también algunos de los peores indicadores económicos: una contracción del PIB del 18,5% en el segundo trimestre y más de un millón de empleos destruidos en el mismo período.

Caixabank y Bankia estudian una fusión inminente

La Eurozona enfrenta el fantasma de la deflación

El covid impulsa las bolsas del mundo

Indicadores todos ellos inquietantes para una banca que se enfrenta a un temido incremento de la morosidad y a unos tipos de interés históricamente bajos en la Eurozona.

La plaza madrileña recibió la noticia con euforia: hacia las 10H45 GMT de este viernes, la acción de Bankia subía un 29%, a 1,33 euros, y la de CaixaBank un 14%, a 2,07 euros.

José Ramón Iturriaga, socio y gestor en Abante, asegura que “la operación es el pistoletazo de salida del proceso de consolidación bancaria -largamente anticipado- que va a transformar de arriba abajo en los próximos meses al sistema financiero español“. “Tiene todo el sentido desde el punto de vista industrial, económico y financiero. Y es el primer movimiento al que le van a seguir otros porque la lógica industrial aplica a operaciones similares”.

El valor de las sinergias por el lado de los costes en esta operación, en concreto en torno a 1.000 millones de euros, es prácticamente el valor bursátil actual de la suma de ambas entidades antes del anuncio de la operación.

Además, “esta operación debería servir para volver a colocar a la bolsa española en el radar de los inversores extranjeros que, en el mejor de los casos, la tenían olvidada en los últimos tiempos y podría ser el anticipo de otras operaciones corporativas en otros sectores que cotizan igual de extremadamente baratos que los bancos españoles”.

La cercanía de la fusión, que Reuters asegura será “en los próximos días, acelera las subidas en Bolsa de la tercera y la cuarta entidad bancaria española.

Análisis de Barclays

La operación, que daría como resultado el mayor banco de España con activos valorados en más de 600.000 millones de euros sería, según Barclays la segunda combinación más atractiva sobre el papel en potenciales sinergias por ahorro de costes teniendo en cuenta que el solapamiento de redes comerciales es del 23%. En el nuevo grupo, asumiendo una prima del 30% sobre la última cotización de Bankia, el Estado tendría una participación de entre el 14% y el 17%.

Otro punto a tener en cuenta es la cantidad de sucursales que tienen ambas entidades bancarias, sobre todo en Madrid y Barcelona. Según Barclays, 1.411 oficinas estarían duplicadas, teniendo en cuenta el código postal, lo que supone el 23% del total de oficinas de los dos bancos. Teniendo en cuenta esta cifra supondría un ajuste que podría afectar a alrededor 5.750 empleados.

La visión del gobierno

El Estado es el accionista mayoritario de Bankia, con un 61,8% del capital, después de salvarlo de la quiebra en 2012 con una inyección de más de 22.000 millones de euros, en plena crisis económica desatada por el estallido de la burbuja inmobiliaria y las subprimes (2008-2013).

Desde hace 8 años, el Estado ha querido retirarse de Bankia, pero no ha visto la ocasión propicia debido a un bajo nivel persistente en la cotización.

De momento sólo ha recuperado unos 3.300 millones de euros de esa inyección masiva, incluyendo dos colocaciones de capital en 2014 y 2017 por valor total de 2.122 millones.

El Estado español podrá empezar a diluir su peso, ya que en la entidad resultante tendría una participación del 14%, según coinciden varios analistas.

Por lo demás, “los negocios de ambas entidades son complementarios, con un mayor peso de crédito hipotecario y garantía real en Bankia”, y “mayor exposición a crédito a empresas y consumo de Caixanbak vs Bankia”, puntualizó Nuria Álvarez, analista financiera de Renta 4 Banco.

“Caixabank aportaría su liderazgo en el negocio de seguros y un negocio de mayor rentabilidad, mientras que Bankia cuenta con un una mejor posición de solvencia”, añadió.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO