COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

CaixaBank inicia la próxima semana uno de sus proyectos clave para este año: el despliegue por toda España de los cajeros que permiten sacar dinero mediante reconocimiento facial.

Esta apuesta por la biometría es un aliado más para prevenir un rebrote de la pandemia del Covid. Se trata de una tecnología que reconoce al cliente mediante una imagen capturada por una cámara y le permite extraer dinero del cajero sin necesidad de introducir el código PIN. Este tipo de máquinas, por tanto, reduce al máximo el riesgo de contagio. El usuario sólo tiene que tocar una vez la pantalla para seleccionar la cantidad de dinero que quiere sacar.

¿Cuáles son las alternativas contactless que se perfilan post-pandemia?

La UE prepara una base de datos biométrica para controlar las fronteras

CaixaBank vende el 51% de Money To Pay a Global Payments

 

Este sistema basado en reconocimiento facial es el primero puesto en marcha por una entidad financiera a nivel mundial para realizar reintegros de dinero.

El plan que inicia el banco la próxima semana prevé desplegar un centenar de cajeros con tecnología de reconocimiento facial a lo largo de los próximos dos meses. El objetivo es que al menos haya una oficina en cada comunidad autónoma equipada con estos cajeros automáticos. En total, la entidad estima que una treintena de oficinas Stores (un modelo de nueva generación que se centra en el asesoramiento y no tiene servicio de caja) disponga de máquinas para operar mediante el reconocimiento facial.

CaixaBank contará así con una de las mayores redes de cajeros del mundo en la aplicación comercial de esta tecnología biométrica.

Estos cajeros para sacar dinero con la cara ya funcionan en algunas sucursales de Barcelona y Valencia. “En el contexto actual del Covid-19, este proyecto cobra especial relevancia, dado que permite reducir el contacto físico de los clientes con la superficie de los cajeros, medida que se suma al uso de las tarjetas contactless y que contribuye a reforzar la seguridad de uso de los terminales”, afirma Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank.

Bajo riesgo de fraude

Para garantizar una identificación correcta, los cajeros están dotados de cámaras y de software capaz de validar y escanear hasta 16.000 puntos del rostro del usuario, lo que reduce al máximo el riesgo de fraude. Es decir, la máquina tiene capacidad para reconocer a la persona, lleve o no gafas u accesorios como una gorra. El reconocimiento facial agiliza el proceso de identificación del cliente, que no tiene que memorizar múltiples contraseñas para operar.

CaixaBank es uno de los bancos más innovadores de España. Fue el primero en implantar comercialmente en Europa las tarjetas contactless. En 2016 lanzó imaginBank, el primer banco móvil de España. CaixaBank tiene 6,5 millones de clientes digitales en España.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO