COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Quanta Monitor es una app gratuita para Android que mide SAR (Specific Absorption Rate –  la radiación que emanan los smartphones), densidad de poder y exposición acumulada a las emisiones de radiofrecuencias de tu celular.

Quanta Guard va un paso más adelante cortando automáticamente la conección a la data si los límites de SAR están excedidos.

Todavía hay una controversia general sobre cuán peligrosa puede ser realmente la radiación celular. Hace poco tiempo atrás, la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer de la OMS, revisó toda la evidencia disponible en el campo de la radiofrecuencia electromagnética clasificándola como “posiblemente carcinogenética para los humanos.”

Esto fue en 2011, pero nuevas evidencias aparecen todo el tiempo. Hay muchos movimientos y campañas activas que avalan estos riesgos cancerígenos, pero es un problema de difícil solución. Los dos extremos de esta discusión se hacen oir fuertemente. La verdad, probablemente, esté en un punto medio.

LA FCC (Federal Communications Commission –  Comisión Federal de Comunicaciones) puso como límite para la exposición pública de raciación emitidas por celulares un nivel de SAR de 1.6 watts/kg.

“Hay límites legales de SAR, por ejemplo, en USA los límites permitidos son de 1.6 w/kg, pero nadie asegura que estos límites no se exceden cuando el celular está cerca de la piel o en tu bolsillo,” explica Pasi Ala-Mieto, COO de CellRaid.

La app de Quanta Guard está designada para cortar automáticamente cuando su conexión a la data supera los niveles de SAR por encima de 1.6 w/kg. En realidad, tiene algunos modos de cuidados diferentes, por lo que también se puede configurar para cortar la conexión de datos cuando se supera el nivel de SAR y el teléfono está en su bolsillo, junto a su oído, o en su mano, pero no cuando lo ha dejado sobre la mesa.

CellRaid fue fundada por veteranos de la industria de telefonía celular, incluído Pasi Ala-Mieto, quien trabajo en Nokia, durante dos décadas.

La compañía también ofrece la aplicación Quanta Pro, que está dirigida a operadores y autoridades de telecomunicaciones para medir el nivel total de exposición a RF desde el teléfono, la red, Wi-Fi y otras fuentes.

“Muchos de los operadores telefónicos y autoridades solo miden el enlace descendente (antenas),” explica Ala-Mieto, “lo cual no es significante para el consumidor. Como se puede ver, la fuente principal de la radiación es el celular mismo, no las antenas.”

Actualmente, la aplicación Quanta Guard sólo funciona con teléfonos Android hasta la versión 4.4, las versiones más recientes de Android no admiten el cambio de datos ni tampoco el iOS, por lo que la aplicación no puede cortar la conexión si se superan los niveles de seguridad. Ala-Mieto está interesado en trabajar directamente con Apple y Google para reducir los niveles de exposición a RF en todos los iPhones y teléfonos Android en el futuro.

También puedes usar Quanta Guard para tener una idea de los niveles en los que tu dispositivo está funcionando. La precisión de las lecturas también depende en cierta medida del fabricante del teléfono, pero Ala-Mieto afirma que el margen de error es inferior a 1,0 SAR para el 95 por ciento de los teléfonos hacia fuera allí, y cae a 0,5 SAR para el 40 % que ofrecen Informes más precisos.

“Dependen de la buena cobertura que tenga o de lo congestionada que esté la red. Además, el nivel SAR salta al enviar o recibir información, y dependiendo de cuán cerca esté el teléfono de su cuerpo. Hay operadores que empujan a los usuarios a redes de 4G de baja calidad con niveles SAR muy altos, incluso cuando hay mejores redes 3G con bajos niveles de SAR disponibles “, dice Ala-Mieto.

Las aplicaciones CellRaid están diseñadas para ejecutarse en segundo plano, monitoreando constantemente su teléfono. También podría liberar recursos de red, mejorando la calidad de la conexión para más clientes limitando el tráfico. Si sólo corta cuando el teléfono está en tu bolsillo, no debe haber un gran impacto en la usabilidad.

“Esperemos que los reguladores tomen medidas y se den cuenta de que el uso de teléfonos inteligentes ha cambiado considerablemente desde 1996, cuando se establecieron las regulaciones existentes y la gente usaba sus teléfonos solo para llamadas”, dice Ala-Mieto. “Las regulaciones de exposición a RF de hace 20 años no explican la manera con la que usamos los teléfonos inteligentes hoy en día, cuando incluso los escolares tienen teléfonos en sus bolsillos las 24 horas del día. Este es un tema sensible para la industria, pero creo firmemente que los primeros operadores y fabricantes de teléfonos para tomar medidas que beneficiarán en gran medida a los clientes que entienden el valor de estar seguros. ”

 

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO