COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

(Uruguay) Con un escaso nivel de bancarización en Uruguay pero una enorme penetración de la tecnología celular, la telefonía móvil muestra un enorme potencial para el desarrollo del sector bancario. Sin embargo, las instituciones se encuentran rezagadas en el desarrollo de los nuevos canales, aún cuando la tecnología móvil se encuentra asociada a una importante reducción de los costos operativos.

Así se refiere un reciente estudio realizado por la consultora Deloitte para América Latina, que identifica la telefonía móvil como un canal para captar nuevos mercados y fidelizar clientes para las instituciones de la región.

A pesar del desarrollo de redes de cajeros y canales de operaciones a través de internet en los últimos años, los bancos uruguayos se encuentran muy por debajo del resto del mundo en la utilización de las nuevas tecnologías de accesibilidad.

El estudio realizado por la consultora demuestra que una transacción realizada a través de una sucursal tiene un costo de US$ 4 para el banco. Mientras que un cajero automático reduce a US$ 0,85 el costo de transacción, el uso de servicios móviles baja aún más esa cifra, a US$ 0,08. Esto es, la implementación de una plataforma para gestionar las operaciones a través de teléfonos celulares y tabletas permite a los bancos reducir 98% sus costos operativos respecto a la alternativa más tradicional del contacto cara a cara con un mostrador de por medio.

El informe de Deloitte sostiene que el foco no debe estar exclusivamente en los teléfonos inteligentes, sino también en los de gama media y baja. Los servicios financieros básicos se pueden entregar a través de aplicaciones innovadoras de tecnología SMS, como por ejemplo “consultas de saldo de cuenta, pagos de facturas y pagos de préstamos.
 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO