COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Por: Eduardo Tambellini, Consultor de negocio de FICO 

La epidemia de Covid-19 impactó, prácticamente a todos los segmentos de la economía mundial, paralizando los mercados y causando numerosas pérdidas. En ese sentido, el sector de crédito y cobranzas, uno de los más grandes afectados por la pérdida repentina del poder adquisitivo de los consumidores, debe ser ágil y tomar medidas para minimizar el impacto de la crisis.

Por esta razón, me permito compartir, algunas valiosas recomendaciones para lidiar con el mercado de crédito y cobranza durante el brote de Coronavirus, resultado de las conversaciones mantenidas con representantes de varias compañías de este segmento.

El 50% de las operaciones financieras ya se realiza de forma online

Ualá posterga los vencimientos de las cuotas de sus préstamos

¿Cuándo suelen las personas tomar préstamos personales?

Todos los profesionales que trabajan en el área de crédito y cobranza concuerdan que estamos experimentando algo sin precedentes y que no hay una guía para dirigir nuestras acciones. Sin embargo, existe el sentimiento común de crear acciones con responsabilidad y no generar restricciones como acciones preventivas. La gran mayoría de bancos en México, ya se han posicionado y están ofreciendo extensiones de vencimiento con plazos, manteniendo los términos de los contratos.

Sin lugar a duda, es hora de ser responsables y animar a nuestros clientes, pero como gestores de riesgo, también debemos garantizar la salud de nuestras carteras de crédito. Entonces, ¿qué ha estado haciendo el mercado en general en términos de crédito y cobranza para combatir este momento?

En términos de crédito, vemos un movimiento en el que hay que tener cuidado para no restringirlo, sino para revisar la forma en que se otorgan los límites. La revisión de los puntos de corte, buscando minimizar la entrada de clientes de alto riesgo, fue una de las medidas citadas por los ejecutivos de la industria. Principalmente, los minoristas y las tarjetas vinculadas a supermercados y farmacias experimentaron un aumento en la demanda en este período y han estado trabajando para generar límites más bajos y más ajustados al momento. La revisión de los límites también se ha trabajado y la mayoría de las compañías están suspendiendo las revisiones con aumentos de límites.

Aún en el escenario de mantener la cartera de préstamos, muchas compañías señalaron que estaban alentando el pago de los montos en cuotas para que puedan ser redistribuidas en meses futuros. Todos están de acuerdo que es hora de revisar los intereses estipulados, tanto en la rotación de la tarjeta como en los planes de cuotas. Por otro lado, cuanto más largo sea el plazo, mayor será el interés, y esto es un desafío para que muchas compañías puedan extender el plazo de sus créditos.

En el área de cobranza, una de las acciones altamente señalada fue el aumento de los términos para consolidar un incumplimiento de acuerdo. Todos destacaron iniciativas relacionadas con el aplazamiento de los vencimientos o la oferta de condiciones de pago, pero siempre existe el desafío de la limitación tecnológica.

En tiempos de dificultad surgen las mayores revoluciones. Las crisis, como la epidemia de coronavirus, son tiempos excelentes para repensar todo: ¿Cómo podemos ser más eficientes? Una vez que termine, seremos aún más fuertes, más resistentes y, sobre todo, reinventaremos nuestros viejos procesos y crearemos soluciones que nunca habíamos pensado.

Se trata del viejo dicho: si la vida te da un limón, has limonada

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO