COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Nada será igual para el turista: ni subir a un avión, ni alojarse en un hotel, bajar a la playa, visitar un museo o comer en un bar.

La termografía será la norma en los aeropuertos, donde se acelerará la adopción de la biometría facial como fórmula de identificación, y nuestro móvil será -más aún si cabe- insustituible. Lo podremos utilizar para reservar turno en la piscina, conocer el aforo de la playa, descargar las entradas online de un museo, ver la carta del restaurante mediante un código QR o hacer check in en el hotel. No estamos hablando de innovaciones recientes: son tecnologías que llevan años entre nosotros, pero en este verano serán habituales en muchos destinos turísticos debido al escenario que abre la desescalada durante la pandemia.

Te contamos los destinos que te pagarán para visitarlos

¿Hasta qué punto es la tecnología un aliado? Agustín Cárdenas, responsable de Transformación Digital de Telefónica Tech, recomienda a empresas y administraciones no asumir gastos tecnológicos con una visión cortoplacista. “Las medidas básicas son distanciamiento social, higiene y mascarillas. A partir de ahí, podemos ver qué tecnología puede ayudar ahora y, además, va a seguir teniendo valor cuando superemos el Covid-19″, dice.

Un punto en el que coincide Enrique Martínez, presidente de Segittur, el organismo responsable de impulsar la innovación en el sector turístico español. “Lo primero es definir los problemas que genera la actual situación. La industria tecnológica debe huir de ofrecer promesas genéricas que luego no se cumplen”, reflexiona. Martínez incide en la importancia de contar con una serie de estándares de calidad certificados para el sector como los establecidos por el Instituto para la Calidad Turística Española (Icte). “Una vez definidos los estándares es más fácil identificar la tecnología que pueda ayudar a cumplirlos. Además, con los casos de uso de éxito que se verán este verano en España, es más sencillo luego exportar esta tecnología”, defiende.

Control de aforo

Uno de los ámbitos donde hay recorrido para adoptar tecnología que tendrá vida más allá del Covid es en el control del aforo mediante soluciones digitales basadas en cámaras que permiten el conteo de personas y la medición de la distancia interpersonal, una fórmula que se va a utilizar en grandes playas, museos u otros destinos turísticos donde puede haber una gran afluencia de personas.

“Es una tecnología que va a ayudar al gestor también en el futuro porque le permite dar mejor información al turista. Si un ayuntamiento te avisa de que una playa está muy concurrida, puedes optar por ir a otra cercana. Si te comunican que hay dos horas de espera para entrar en un monumento, pero gracias a la tecnología y la analítica predictiva te dicen que vas a tardar 20 minutos en otra franja horaria, puedes cambiar tus planes de visita”, ilustra Cárdenas.

Las soluciones basadas en cámaras que permiten realizar conteo masivo de personas o las aplicaciones para reservar turno en la playa no son grandes innovaciones. “En el fondo, estamos hablando de trasladar soluciones ya existentes, como son las del control de aforo en espectáculos o las de gestión de aparcamientos, a un ámbito donde no se habían explotado antes. La ingeniería española ha mostrado su capacidad para abordarlo en un tiempo récord”, explica Martínez. Esta necesidad puede suponer además una oportunidad porque “los municipios van a tener datos sobre las playas de los que carecían que podrán explotar en el futuro”, señala el presidente de Segittur.

Alberto Grande, director de Innovación de la consultora Paradigma, apunta que a la hora de valorar qué tecnología puede utilizarse no hay que perder de vista la rapidez de implantación. “Una localidad que ya tenga cámaras en la playa cuenta con una infraestructura de base para poder desplegar este verano una solución de control de aforo de manera rápida. La clave es la tecnología de tratamiento de imágenes con machine learning, que puede detectar dónde están las personas”, explica.

Telefónica desarrolla un sistema para controlar el aforo en las playas

En las playas de Barcelona, un software desarrollado por Telefónica utiliza los datos de un sistema de videovigilancia mediante cámaras IP con conectividad 4G para detectar en tiempo real el porcentaje de ocupación. El Ayuntamiento de Barcelona utilizará esta solución para controlar el aforo de las playas en este verano marcado por el desconfinamiento tras el brote del Covid-19. “El software instalado no graba imágenes y no almacena ningún dato personal, solo detectará las zonas del espacio que están ocupadas y cuáles están libres”, explican en la operadora. Desde el panel de control de usuario, un mapa muestra todos los puntos del área de playa y permite visualizar, esa área, su porcentaje de ocupación, su aforo actual y el máximo permitido para esa localización. Además, la solución desarrollada de Telefónica permite configurar las alertas en los móviles de los responsables de supervisar el aforo..

Grande incide en que hay que buscar “nuevos casos de uso de tecnologías ya existentes” y pone otro ejemplo en los beacons. Estas pequeñas balizas basadas en bluetooth de bajo consumo se utilizan, por ejemplo, en museos para que los usuarios reciban información en sus dispositivos al aproximarse a las obras de arte. Ahora, también pueden emplearse para alertar al visitante si incumple la distancia.

El hotel

La tecnología también va ser un aliado para promover soluciones que reduzcan al mínimo el contacto en hoteles, restauración o comercios. Se busca eliminar ese elemento de fricción con soluciones que van desde el pago sin contacto, hasta las entradas en los móviles o los código QR para ver la carta y hacer el pedido en un restaurante.

El hotel es un buen ejemplo de este camino hacia el contacless. “En estos momentos, el cliente busca el menor contacto físico. ¿Dónde sueles interactuar en un hotel? En el minibar, mirando la carta del servicio de habitaciones, cuando haces el registro o pides un plano de la ciudad, por ejemplo. Todos estos puntos de interacción puedes eliminarlos y solucionarlos con el móvil”, explica Cárdenas. Sin embargo, Grande cree que, aunque es la tendencia de futuro, no veremos extendidas, a corto plazo, algunas de estas soluciones para los hoteles debido a “los tiempos y coste de implantación” que conllevan.

La cadena hotelera NH ha incorporado soluciones tecnológicas para reducir al máximo las interacciones entre personas. El cliente puede realizar online el registro, el servicio de elección de habitación y el ‘check out’. El móvil permitirá encargar el servicio de habitaciones y reservar mesa en el restaurante. En la recepción, habitaciones y restauración el cliente encontrará códigos QR para poder pedir los diferentes servicios. Asimismo, NH tiene un servicio de chat instantáneo con el equipo del hotel para solventar cualquier duda o petición. Por último, algunos hoteles de la cadena tienen ascensores Thyssenkrupp que cuentan con un nuevo sistema de llamada sin contacto con los pulsadores. Empleando su propio ‘smartphone’, los usuarios pueden leer un código QR y reproducir una imagen virtual que les permitirá llamar al ascensor y marcar la planta de destino.

SISTEMA DE CONTROL DE AFORO EFICAZ Y ECONÓMICO - Barreu

¿Y los museos?

En la visita a museos y otros monumentos, se impondrá la compra de tickets online, su descarga en el móvil y el uso de códigos QR o de aplicaciones de autoguía en el propio terminal para acceder a contenido que enriquezca la visita. Además de las soluciones de control de aforo, la tecnología puede ayudar a señalar rutas de visita. “En vez de utilizar señalética en el suelo, con fecha de caducidad, el ‘videomappingcon proyectores en el techo se adapta a las necesidades cambiantes del aforo permitido o de la afluencia de visitantes“, ilustra Agustín Cárdenas. En algunos sitios han ido un paso más allá: el Duomo de Florencia, una de las grandes atracciones turísticas de la ciudad italiana, ofrece a los turistas un pequeño dispositivo sensorizado que avisa si incumple la distancia interpersonal de dos metros recomendada.

Aeropuertos

Como está ocurriendo en otros sectores, el Covid acelerará la adopción de ciertas soluciones digitales en el transporte de viajeros. Es el caso de la implantación del reconocimiento biométrico, que puede despegar en un momento donde se busca minimizar el contacto. En los aeropuertos, el reconocimiento facial como método de autenticación se podría emplear desde la llegada del viajero a la terminal hasta el embarque. Aena ya lo está probando en el Aeropuerto Adolfo-Suárez Madrid Barajas tras un primer piloto en Menorca. En el proyecto en pruebas de Madrid, que arrancó a finales del pasado año, la identificación biométrica se emplea en la facturación, el control de seguridad y la puerta de embarque, lo que permite que los viajeros puedan coger su vuelo sin necesidad de mostrar ningún billete o documento de identificación.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO