COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Recientemente se ha publicado un estudio hecho por la operadora Cable.co.uk en donde destaca que México es el tercer país de América Latina (después de Cuba y Bolivia) con la telefonía móvil más cara.

Estas cifras indican que la población mexicana no está incorporada al 100% en la dinámica de conectividad, ya que a pesar de que contar con un celular, no necesariamente se está conectado a internet la mayor parte del día.

En palabras de Modesto Gutiérrez, cofundador de Miio, telcobank mexicano, existe un grupo desatendido que se está rezagando cada vez más, ya que las mejoras a la conectividad sólo suceden con los usuarios que ya tienen resuelto el problema y no con los que no tienen acceso a ella por la situación que sea. No se tienen los suficientes incentivos para que exista una ola de desarrollo e inserción”.

De acuerdo con el “Estudio: Hábitos de los consumidores móviles en México, 2019” de Deloitte señala que en el país “el acceso a celulares inteligentes smartphones ha registrado un aumento a tasas altas, ya que, en 2018, 89% de los encuestados tenían acceso a uno, mientras que en 2019 creció a 92%, convirtiéndose así en el dispositivo más utilizado por los consumidores en el país”.

Contar con un celular inteligente hace mucho más fácil la realización de actividades diarias de los usuarios, y más aún después de la pandemia, ya que se puede estar en comunicación mediante textos, imágenes, videos, redes sociales, noticias, rutas, clima, recomendaciones, trabajo, transacciones bancarias, pago de servicios, entre otras; sin embargo, el costo elevado de servicio de datos móviles limita su uso al WIFI, lo que mantiene intermitente esta conectividad.

Esta situación se complica cuando el acceso a la conectividad tiene que llegar a los estratos sociales más bajos, en donde la toma de decisiones al respecto de sus gastos toma relevancia.

Por ejemplo, según datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones, los mexicanos gastan en promedio 300 pesos mensuales en planes de telefonía móvil. Si consideramos que en 2021 el salario mínimo en México, de acuerdo con La Comisión Nacional de los Salarios Mínimos, es de 141.70 pesos (4,251 pesos mensuales), corresponde al 7% de su salario mensual lo que deben destinar en mantenerse conectados por medio de su plan telefónico..

De acuerdo con el reporte “Ingresos y Gastos de los Hogares” de 2018, del INEGI, el transporte y las comunicaciones son el segundo gasto más importante después de los alimentos, bebidas y tabaco, lo que lo convierte en un asunto de relevancia en cuanto a ser un servicio necesario y de primera mano para las familias mexicanas.

En este sentido, la empresa mexicana, que engloba una solución integral para este segmento de la población, ya que que al ser un telcobank (telecom + fintech) permite resolver dos problemas conjuntamente:

1) inicialmente otorga la posibilidad de contar con una solución financiera digital a aquel segmento no bancarizado, lo que se traduce en inclusión financiera.

2) el usuario puede acceder a un chip que le permite tener un servicio de telefonía con un precio más competitivo.

La propuesta del telcobank trasciende aún más, ya que al usar la primera, se tiene la posibilidad de tener megas de navegación gratis, lo que impacta directamente al usuario, ya que evita que esté condenado a las mini recargas y que elimine ese gasto de su presupuesto mensual, así como que pueda incrementar su conectividad móvil en su vida diaria.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO