Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El nivel de riesgo vinculado con el nuevo coronavirus pasó de “moderado” a “alto” para los ciudadanos de la Unión Europea, anunció el lunes la presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen, en momentos en que Europa registra 2.100 casos confirmados con 38 muertos, a lo largo de 18 países.

El Centro Europeo de Prevención y Control de las Enfermedades (ECDC, según sus siglas en inglés) anunció que “el nivel de riesgo fue elevado de moderado a alto para los habitantes de la Unión Europea. En otros términos, el virus continúa propagándose“.

Esta expansión del coronavirus conlleva una amenaza para ‘Schengen’, el espacio de libre circulación y establecimiento al que pertenecen 22 de los 27 países de la Unión Europea (UE). Dirigentes políticos, sobre todo de partidos de ultraderecha, exigen a los gobiernos que se suspenda Schengen y se cierren las fronteras. La Comisión Europea negó varias veces durante la semana pasada que se estuviera estudiando suspender Schengen y recordó que la decisión debe tomarla cada Gobierno siguiendo la normativa europea al respecto.

Los expertos de la Agencia Europea de Prevención y Control de Enfermedades aseguran que el cierre fronterizo o la suspensión de Schengen serían medidas inútiles. Entre otras cosas porque la mejor forma de parar el contagio no es rechazar en frontera a un enfermo sino aislarlo, porque la normativa de Schengen permite hacer controles sin cerrar las fronteras y porque quien quiera pasar, por ejemplo, de Francia a Alemania, tendrá cientos de kilómetros a su disposición fuera de los antiguos puestos fronterizos.

El reglamento 2016/399 de la UE permite restringir los viajes por motivos de salud pública.

Más allá de la opinión de los expertos sobre los efectos del cierre de fronteras como medida para frenar los contagios, un informe del centro de estudios ‘Bruegel’ de Bruselas, considera que teniendo en cuenta la movilidad laboral intra-europea, el cierre provocaría “una disrupción mayor de la actividad económica”.

Cifras al 2 de marzo./ AFP

Cifras al 2 de marzo./ AFP

Los datos de Eurostat (la Agencia de Estadísticas de la Comisión Europea) de 2018 (los últimos disponibles), recuerda el informe de ‘Bruegel’, muestran que más de 1,9 millones de personas cruzan cada día alguna frontera interior europea para ir a trabajar. En total, en 2018 320 millones de personas cruzaron al menos una vez una frontera interna europea. 39 millones de ellas para hacer negocios.

La fuerza laboral que depende de poder viajar sin restricciones a otro país del espacio Schengen es significativa en algunos países del bloque. El 5,5% de los trabajadores eslovacos sale cada día de su país para ir a trabajar, la mayoría en un desplazamiento de una hora en tren entre Bratislava y Viena, capital austríaca. A los eslovacos, en esta lista de viajeros laborales, le siguen los luxemburgueses (2,73%), croatas (2,65%), estonios (2,63%), belgas (2,48%) y húngaros (2,37%). Entre las grandes economías europeas, ese porcentaje de población que sale cada día de su país para trabajar es menor: 1,66% en Francia, 0,69% en Alemania, 0,58% en Italia y 0,40% en España.

Algunos dirigentes recordaban estos días que a finales de 2015 y principios de 2016, durante los meses en que llegaron más refugiados de Oriente Medio, se establecieron controles sin dañar la economía, pero la Comisión Europea recordaba esta semana que precisamente entonces se establecieron controles, suspendiendo Schengen pero sin cerrar las fronteras.

Aún sin claras competencias en salud pública, la Comisión Europea intenta hacerse con las riendas de la respuesta europea al virus para evitar que los 27 gobiernos vayan cada uno por su lado. Bruselas anunció en la mañana de este lunes la creación de un gabinete de crisis que estará formado por cinco comisarios: Stella Kyriakides (Salud), Janez Lenarcic (Gestión de Crisis), Adina Valean (Transporte), Yiva Johansson (Interior) y Pablo Gentiloni (Economía). La primera decisión del nuevo gabinete de crisis fue la de elevar el riesgo del coronavirus en Europa de “bajo a moderado” a “moderado a alto”.

Los ministros de Finanzas de los 27 mantendrán una teleconferencia el miércoles y los de Sanidad se reunirán de forma presencial el viernes. Bruselas ha conseguido hasta ahora que ningún país cierre las fronteras internas.

Fuente: Clarín

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO