COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Javier Molina, el portavoz de eToro centra su análisis en tres temas principales.

Estados Unidos: la FED sigue muy centrada en no alterar el mensaje de tranquilidad y total control de la inflación, el tappering se hará de forma muy gradual y la liquidez sigue fluyendo hacia los mercados. En ese sentido, la lógica podría indicar que podemos seguir asistiendo a unas bolsas en modo estable sin peligros bajistas en el muy corto plazo.

Seguimos en la zona de control marcada por los 4100-4250 puntos. Mientras uno de esos niveles no se rompan, tomaremos como escenario más probable el mantener dicho canal a la espera de nuevas noticias. Con la llegada de verano y el descenso del volumen, hay que estar atentos a señales clave como son la volatilidad, el rati Put/Call y la evolución del sentimiento. Por debajo de los 4100 directos a los 4000 puntos y atentos a la pérdida de ese nivel. Por arriba de los 4250, subida libre.

Ver más: Ya puedes comprar departamentos de lujo en Miami con criptomonedas

La volatilidad, de nuevo a mínimos de un año.

Ibex 35: Cae el volumen, el momentum y se entra en tierra de nadie. Mientras esa resistencia de los 9200 no sea superada, los 9500 tendrán que esperar. Por el contrario, perder los 9000 supondría ir a buscar zonas de los 8700-8800 puntos.

 

Bitcoin: Técnicamente el soporte de los 30.000USD podría funcionar dentro de un conteo de corrección tras el impulso anterior. Sin embargo y aplicando ondas de Elliott, quedaría abierta la posibilidad a experimentar nuevos descensos que llevasen a niveles de los 20.000USD. Y aquí no habría pasado nada, es decir, el activo seguiría siendo alcista. Todo esto quedaría invalidado si los 42.000USD se rompieran al alza y el escenario plantearía posible vuelta a zona de máximos.

Siempre hemos venido defendiendo la idea de llevar cabo una gestión del riesgo total al invertir, sea cual sea el instrumento, mercado de cotización, perfil de inversión y plazo establecido para ese posicionamiento.   Si lo ajustamos al mercado de los criptoactivos, en plena fase de descubrimiento de utilidad y valor, esa idea de controlar totalmente el riesgo toma aún mayor importancia.

Ver más: IDO: un billete para DeFi

El tetrágono formado por rentabilidad, riesgo, sostenibilidad y últimamente el “social media”, debe ser considerado en su conjunto a la hora de invertir. Dejar fuera del cálculo una de estas variables es, bajo mi punto de vista, un error absoluto.

Técnicamente el soporte de los 30.000USD podría funcionar dentro de un conteo de corrección tras el impulso anterior. Sin embargo y aplicando ondas de Elliott, quedaría abierta la posibilidad a experimentar nuevos descensos que llevasen a niveles de los 20.000USD. Y aquí no habría pasado nada, es decir, el activo seguiría siendo alcista. Todo esto quedaría invalidado si los 42.000USD se rompieran al alza y el escenario plantearía posible vuelta a zona de máximos.

Sin embargo y como decía, el control del riesgo es clave y hay que actuar. La “cripto-paradoja del hodler” está muy bien para capturar la atención del novato, pero para los que entendemos el concepto de volatilidad y el estado aún muy inicial de la propuesta de valor que la criptoeconomia ofrece, por mucho que seamos unos creyentes en la misma, hay momentos en los que uno debe saber estar fuera de mercado. Ajustar el perfil de riesgo a la ponderación correcta asumible, huir del ruido, aprovechar para profundizar en el conocimiento y disfrutar de permanecer en liquidez mientras los tweets van y vienen, al igual que corren esos especuladores sin conocimiento y sus ilusiones se evaporan, se me antoja no ya una necesidad sino una obligación para aquellos que pensamos que, en el fondo, algo de lógica debe terminar por instalarse en el mercado en algún momento.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO