COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La aparición de nuevos criptoactivos no solo se respaldan en monedas fiat, sino también activos financieros de producción diversa.

La financiera tucumana Bitnoa lanzó su propia criptomoneda, Sucoin. La característica principal es que su valor está respaldado por una de las materias primas más conocidas en la provincia del norte: el azúcar. Uno de los objetivos es formalizar ese mercado, como sucede con la soja o el trigo: “Le daría mayor transparencia”, aseguraron desde la compañia a BAE Negocios.

Marcos Ragone, el economista que está detrás de la empresa Bitnoa, aclaró: “Lo que yo estoy por hacer con el azúcar es muy bueno. Me parece que es lo que se viene, pero hay que saber diferenciar porque no es lo mismo el Bitcoin a lo que yo estoy haciendo, que es un token”.

Ver más: Conoce el Mercado Pago “cripto” que levantó u$s1 millón

“La gente no entiende lo de criptomonedas, hay muchas dudas, es un tema nuevo. Viene a la cabeza el Bitcoin, que es básicamente una criptomoneda sin respaldo, en cambio Sucoin sería un token, una criptomoneda con respaldo en un activo real, una bolsa de azúcar de 50 kilos de azúcar Tipo A, lo que consideramos un commodity”, explicó Ragone en una entrevista radial.

Lo que el Sucoin sí tiene en común con el Bitcoin, prosiguió el economista, graduado de la Universidad Nacional de Tucumán, es “Blockchain”, la tecnología de bloques, base de criptomonedas y tokens ya existentes. “El blockchain es como un escribano que nos garantiza emitir de forma precisa una cierta cantidad, algo que no se puede falsificar o hacer de manera fraudulenta. Cualquier que ingresa a la red puede ver cuántas Sucoin hay emitidas, que garantizamos con la misma cantidad de bolsas de azúcar almacenadas”, dijo Ragone.

“Para entrar al Rofex o comprar acciones tenés toda una burocracia de cosas por hacer. En cambio las criptomonedas se pueden comprar directamente”, prosiguió el economista.

Ver más: Argentina lanza una stablecoin denominada SOYA

Esto se debe a que el objetivo de Ragone es que el negocio de la azúcar pueda adquirir “mayor transparencia” y volverse un “mercado fluido”: “Lo que proponemos es un mercado donde el trato sea más cercano entre el productor y el consumidor final”, enfatizó a este medio.

El egresado de la UNT fue más allá y aseguró que “tokenizar los activos es una oportunidad” para los mercados similares cómo los del azúcar. Es decir, los que “necesiten formalidad y financiación”.

¿Cómo funciona?

“Por cada cripto tengo una bolsa de azúcar en un galpón. Entonces esta criptomoneda representa una bolsa de 50 kilos. La diferencia es que esto se transfiere de celular a celular en 20 segundos. A la bolsa hay que buscarla, tener transporte. Lo que yo hago es armar un mercado con criptomonedas de azúcar, entonces la gente en vez de ir a comprar las bolsas a algún lugar, te comprás una cripto y amplias las posibilidades”, detalló Marcos Ragone.

En el artículo indicaron quiénes podrían optar por este nuevo token, incluyendo a productores de azúcar, fábricas que necesitan este insumo o incluso inversores.

“El productor va dejar su bolsa en un galpón y a él se le va dar una criptomoneda que va terminar vendiendo en el mercado y el que la compre tiene dos perfiles: uno especulador que paga un precio sabiendo que va subir y uno industrial que es uno que ahorra en su insumo productivo”, especificó.

Cabe tener en cuenta, que según el funcionamiento descrito, existiría un token por cada bolsa de azúcar.

“Por cada token que una persona compre, yo debo salir a comprar una bolsa de respaldo. El token representa la bolsa, no puede haber más token que bolsas, porque si yo vendo un token y no compré la bolsa de azúcar significa que me quedé con la plata. Eso no puede pasar”, señaló Marcos Ragone.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO