COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Si alguna institución económico financiera ha demostrado en esta pandemia su gran debilidad son los bancos tradicionales.

En vista de la gran pérdida de terreno en manos de las fintechs están dando manotazos de ahogado para no desaparecer del todo. En medio de estos movimientos desesperados crear su propia moneda digital es uno de esos intentos. El problema es que no entienden de qué se trata.

Ver más: Nuevas herramientas financieras: stablecoins para principiantes

¿Qué es una CBDC?

Una CBDC o Central Bank Digital Currency (en español, Moneda Digital de Banco Central), es una forma de dinero fiduciario digital que es emitido por el banco central de un país y por tanto posee valor de curso legal en esa nación.

Las CBDC pretenden otorgarle una nueva cara al dinero fiduciario, a través de funcionalidades similares a las criptomonedas con el objetivo de responder a las necesidades del mundo actual.

Especialistas, incluso, las definieron como el último intento de las instituciones por mantenerse vivas en tiempos en los que buena parte de la sociedad ya los rechaza de forma masiva.

Por otro lado, analistas deslizaron que las CBDCs representan una forma de dinero que puede ayudarles a estas instituciones a alcanzar distintos objetivos políticos, económicos, geopolíticos y geoeconómicos en todo el mundo.

Ver más: Increíble predicción del asesor del Citi sobre el crecimiento de bitcoin para 2021

Características de las CBDCs

-Es posible intercambiarlo entre pares (sin conocimiento del emisor).

-Su aceptación es universal, un hecho que es apoyado por su cuadro legal otorgado por el Estado y la institución que lo emite. En tal sentido, su tenencia y uso por cualquier ciudadano es legal.

-Es anónimo, privado y su tenencia no devenga intereses.

¿Y el problema dónde está?

Las CBDC quieren unirse al bando de la criptomoneda sin darles a sus ciudadanos la privacidad y la libertad democrática que ofrece una moneda digital verdaderamente descentralizada.

Las CBDC no descentralizarán la riqueza. No descentralizarán el poder, la propiedad o el control de los fondos. No le darán a las personas la capacidad de supervisar, ni tener soberanía sobre el valor de sus billeteras.

Las CBDC son en realidad solo monedas fiduciarias en formato digital. El formato puede ser diferente, pero el objetivo es el mismo: mantener el control sobre el sistema financiero en general y penalizar a aquellos que no cumplen con las normas establecidas por cualquier banco central o gobierno que esté tomando las decisiones.

Los bancos centrales quieren crear una estructura que permita rastrear el curso del dinero desde su origen hasta su último actor en todo momento.

Sustituir el anonimato del dinero por un anonimato controlado por las entidades que controlan las CBDCs.

Perpetuar mecanismos políticos, económicos y financieros pasando por encima de las libertades individuales.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO