COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El mundo del fútbol ha sufrido un parón mundial que ha marcado un antes y un después en la industria del fútbol. Este deporte fue el primero que se vio afectado al comienzo de la crisis, concretamente por la Eurocopa, a la cual tuvo que renunciar el organismo rector del fútbol europeo para dar la posibilidad de que se celebraran las demás competiciones del continente, especialmente las conocidas como Big Five.

No se trató de una renuncia como cualquier otra, ya que este es el máximo evento en lo deportivo y también lo económico, al suponer en torno a 2.500 millones por derechos de televisión. Pues bien, la autoridad deportiva europea tuvo que renunciar a esta facturación para dar un respiro al calendario de las demás competiciones.

Beneficios de la nueva economía cashless

Presente y futuro de los pagos contactless: QR, NFC y reconocimiento facial

Los números de la recesión mundial a causa de la pandemia

Una cifra multimillonaria que la UEFA no puede permitirse perder

Si las dos principales competiciones de clubes de la UEFA (no pudieran terminar de disputarse, la UEFA dejaría de ingresar casi 3.000 millones de euros por derechos audiovisuales. Así lo aseguran abogados expertos del mundo del deporte, y representantes de equipos participantes en LaLiga. Dichas cantidades son repartidas entre los equipos participantes (el 80%) y la UEFA, que se queda con el resto de la cantidad (el 20%).

Hay que tener en cuenta además el impacto sobre otros negocios que han ido creciendo conforme lo ha hecho el interés por el fútbol y otros deportes, como los blog apuestas deportivas, las tiendas online deportivas especializadas, etc.

Las conclusiones del IPAM

En España se miden tres clubes en la Champions: el FC Barcelona, el Real Madrid y el Atlético de Madrid. Todos ellos tratarán de derrotar al Liverpool en Lisboa, donde se juega la fase final a ocho de la Champions, que tendrá lugar entre el 12 y el 23 de agosto y que se piensa que tendrá un impacto de en torno a 50 millones de euros en la capital de Portugal, según un estudio realizado por el IPAM (Instituto Portugués de Administración y Marketing).

Tal como indica el IPAM, prácticamente la mitad de esa cantidad (concretamente el 49%) se obtendrá a través de la restauración, con menores porcentajes para el alojamiento (13%), los viajes (9%) y otros tipos de actividades turísticas (5%), en tanto que el resto de dichos fondos estará repartido entre publicidad, eventos y operaciones de tipo comercial.

En lo que a la audiencia respecta, el estudio estima que acudirán unos 16.000 aficionados sin entrada a Lisboa, y otros 3.300 visitantes entre los equipos de fútbol, los periodistas y en personal de apoyo de los invitados a la UEFA.

Sin embargo, para Daniel Sá, que es el profesor que se encargó de coordinar el estudio de la IPAM, el principal impacto será el mediático, ya que durante doce días, Lisboa estará en boca del mundo. Así lo aseguraba el experto en unas declaraciones.

Según aseguraba Daniel Sá al analizar el informe, en una situación en la que las economías desean recuperar la confianza y donde el pilar decisivo del PIB de Portugal es el turismo, esta es la mejor campaña de promoción y confianza de Portugal en el mundo entero.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO