COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La reciente noticia de la compra de LinkeIn por parte de Microsoft demuestra la situación en la que se encuentra el ecosistema de las empresas ligadas con el sector tecnológico. En el caso de la compañía liderada por Satya Nadella, como ya anunció TyN, desembolsará 26.200 millones de dólares en esta transacción que le permitirá convertirse en el dueño de la red social para profesionales.

Esta acción incrementará su presencia en las comunidades profesionales y en las redes sociales. Desde hace unos años, Microsoft se dio cuenta que la venta de software ya no es la solución para seguir creciendo, y es por eso que ha estado ampliando su espectro a través de la adquisición de nuevos negocios.

Uno fue Skype, hace cinco años, por el que pagó 8.500 millones de dólares; tres años atrás fue Nokia, por 6.130 millones de dólares. Ahora sigue sumando su vínculo con el mundo social media a través de LinkedIn y sus 450 millones de usuarios.

Pero esto no es todo. Tras la venta de la red social profesional, podría llegar el turno de Twitter. Capitaneada por Jack Dorsey, quien retomó el cargo de CEO el año pasado para tratar de encontrar una solución al estancamiento de la cantidad de usuarios de la red social, no está encontrando la respuesta para lograrlo.

Twitter finalizó el primer trimestre de este año con 310 millones de usuarios activos, lo que significa un crecimiento de solo 8 millones de usuarios en lo que va del año. En la vereda de enfrente se encuentra Facebook, que para junio del 2015 ya contaba con 1.500 millones de usuarios activos.

Es verdad que los 300 millones de usuarios es una cifra respetable. Incluso no se puede negar el éxito de la compañía apalancado en el crecimiento de los celebrities y los medios de comunicación quienes cuentan con seguidores que están al tanto de todo lo que hacen.

Sin embargo, estos usuarios masivos no participan, no generan tráfico, no van a las publicidades. Y esta es la caída del negocio. En este sentido, hay que tener en cuenta que el 15% de los usuarios de Twitter tienen movimiento en Twitter, mientras que el 85% restante son usuarios pasivos que miran, y esto es parte del fracaso.

Esta falta de rentabilidad, sumado a la incorporación de LinkedIn a Microsoft, posicionaría a Twitter como la próxima red social a la venta. Es más, su valoración bursátil, que está en crisis desde hace varios meses, sufrió una fuerte caída, con un descenso anual del 33,62% Lo que quedará por analizar es quiénes podrían ser los posibles interesados en la red social del pájaro azul y lo que se podría pagar, si se tiene en cuenta que sus acciones están a solo unos centavos más de 15 dólares, un precio bastante accesible.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO