COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El agua es el bien más preciado en todo el mundo. Aunque como tal se considera legalmente como un bien común de dominio público. No obstante, es posible otorgar derechos de uso de esa agua a través de concesiones o licencias administrativas.

La Organización de Naciones Unidas estima que 2.000 millones de personas viven en países con graves problemas de acceso al agua. También cree que en los próximos años dos tercios del planeta podrían experimentar escasez del líquido y millones de personas se verían desplazadas.

Ver más: Members Exchange, la Bolsa que sale a competir con Nasdaq y NYSE

Estas dos estadísticas explican por sí solas porqué el agua ahora comenzó a ser un commodity: por la escasez mundial que se avecina. California es un estado que ya lo vive, no en vano, el precio del agua se ha duplicado allí en el último año.

El índice Nasdaq Veles California Water Index, con el “ticker” NQH2O, se basa en un indicador de precios de los futuros del agua en California que hoy cotizaba a unos 486,53 dólares por acre-pie, una medida de volumen utilizada normalmente en Estados Unidos equivalente a 1.233 metros cúbicos.

Lo que ha empezado a cotizar en Wall Street no es el agua en sí misma, sino los derechos de uso.

En buena parte de los Estados del oeste de EE UU, con climas bastante similares a España y un alto riesgo de sequía, se han desarrollado mercados para realizar transacciones de este tipo, como el de California. “Cuando se genera un derecho de uso y aprovechamiento de agua, está por un lado lo que podríamos llamar la vía del recurso natural, la más importante, el agua que permite mantener caudales ecológicos, recargar acuíferos, abastecer ciudades como Los Ángeles, regar campos de cultivo… Y, por otro, hay una vía que es estrictamente financiera: se ha generado un título, que se convierte en un activo financiero”, señala Gonzalo Delacámara, director de Economía del Agua en el Instituto Imdea.

Ver más: “En Panamá el agua es dinero”

El Nasdaq Veles California Water Index empezó a funcionar en octubre de 2018 y se forma a partir de los precios de los derechos de agua en el mercado de futuros de las cinco zonas de California con mayor volumen de transacciones de este tipo.

“En teoría, de esta forma lo que estás haciendo es generar incentivos para que la gente sea más eficiente porque los derechos excedentarios de agua los puede llevar al mercado”, explica Delacámara. “Además, esto sirve para garantizar que el agua que haya disponible llegue a priori dónde se necesita y conseguir liquidez en este mercado que eventualmente pueden financiar inversiones de mejora, orientadas a la conservación del recurso”. Para este economista que asesora a Naciones Unidas, la Comisión Europea o el Banco Mundial, “estos mercados de derechos pueden ser una herramienta de conservación, si se utilizan bien, lo que no siempre ocurre”.

Estos contratos de futuros no requieren entrega física de agua y son puramente financieros, basados en el precio semanal promediado entre las cinco principales cuencas de California hasta 2022.

El nuevo índice permitirá no tener que recurrir a una estimación “a ojo” del precio futuro del agua, sino a cuáles son las expectativas de los principales actores de este mercado.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO