COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Por: Alan Mac Carthy, CEO de Front

Mucho se ha dicho acerca de por qué 2020 será un año que recordaremos siempre. Ahora bien, ¿sabías que este año también tuvo un impacto definitivo sobre los conceptos de educación y salud financiera? Ambos han sido resignificados a la luz del cambio de prioridades que la pandemia ha traído consigo.

En ese sentido, desde Front proponemos repasar las 5 claves para entender cómo la educación y la salud financiera han cambiado para siempre en este año tan particular.

Ver más: Google introducirá inteligencia artificial para potenciar las búsquedas

Incremento de los fondos de emergencia

Toda crisis deja una lección, y el 2020 nos enseñó que contar con un fondo de emergencia es la clave para estar tranquilo en situaciones donde nuestro trabajo se puede ver afectado.

Durante la pandemia, aumentó el desempleo y muchas empresas se vieron obligadas a reducir salarios. Esto prendió las alarmas entre nuestros usuarios ya que experimentamos un Incremento del 30% en objetivos definidos bajo el concepto de “fondo de emergencia”. Sin embargo, dicha proporción continúa siendo baja. De 40.000 usuarios activos, solo el 16% está ahorrando para esta categoría. Quien lidera la lista es “Irse de vacaciones” con cerca del 55% del total de objetivos creados

Este fondo de emergencia debe representar entre 4 y 6 meses de ingresos, para que en caso de cualquier eventualidad, el ahorrista pueda tranquilo. Sin dudas, el 2020 nos hizo valorar la importancias de tener un “colchón” financiero de respaldo.

Ver más: Seis pronósticos para el mercado de la robótica en 2021

Entendimos la importancia de la digitalización. 

No solo nos acostumbramos a las reuniones por Zoom o compras por Internet, sino que también la tecnología también llegó a nuestras finanzas, y hoy más que nunca.

La crisis sanitaria y la consecuente medida de la pandemia potenciaron el uso de los canales y medios de pago electrónicos, provocando cambios en los hábitos de pago y de extracciones de efectivo.

Según datos del Banco Central y el INDEC, durante el primer semestre de 2020 se intensificó el uso de las transferencias electrónicas y tarjetas prepagas, alcanzando valores máximos históricos, tanto en cantidad como en monto de operaciones mensuales por adulto.

En Google y durante el segundo trimestre de este año, las búsquedas relacionadas con “banco online” aumentaron un 194% en comparación al mismo período del 2019.

Ver más: FMI: “España tendrá el mayor desplome de Europa al caer un 12,8% del PBI”

Cedears y dolarización de carteras

Si bien es una alternativa de inversión que existe hace varios años, el 2020 fue año que miles de argentinos descubrimos que podíamos invertir en las principales empresas del mundo (Amazon, Google, Apple) desde Argentina y en pesos. Esto es posible gracias a la compra de CEDEARs (Certificados de Depósitos Argentinos) de la empresa que queremos invertir. De esta manera, al comprar un CEDEARs de Apple, estamos adquiriendo un pedacito de la empresa y su valor se ve afectado por las variaciones del dólar.

Para ponerlo en número, el volumen operado (compra/venta) de CEDEARs aumentó de tal manera que marcó un récord histórico: $38.164 millones..Fue el primer mes desde 2001, en que el volumen de Cedear superó al de acciones.

Según datos de BYMA, el volumen diario operado se septuplico en relación al 2019.

Entre los CEDEARs más demandados por los argentinos encontramos a Petrobras, Barrick Gold, Apple, Mercado Libre y Microsoft.

Sin duda este fue un gran año para este tipo de inversiones, que permite “dolarizar” las inversiones en pleno cepo cambiario.

Las mujeres toman el control.

No hay inclusión sin educación, y este año nos demostró que las mujeres demuestran estar más interesadas en aprender sobre finanzas. El 2020 trajo el home office y homeschooling, lo que obligó a todos a sentarnos a aprender en casa. En líneas generales, las mujeres tienen un perfil de ahorrista con una mayor interés por el aprendizaje. Los datos acerca de las capacitaciones en educación financiera que dictamos registran mayor cantidad de mujeres (60/40%).  Esto nos hace pensar que las mujeres se interesan y quieren aprender más en profundidad los temas y buscan estar más educadas a la hora de invertir.

El promedio entre una transacción y otra en los hombres es de 2,3 meses. En el caso de las mujeres es casi 1,5 meses. Esto nos demuestra que, aquellas que ahorran y se animan a invertir, lo hacen de manera más paulatina y organizadas.

 Las mujeres comienzan con un monto más bajo. Utilizando una muestra de 1000 ingresos de dinero, encontramos que el monto promedio de los hombres es de $4.500 mientras que el de las mujeres es de $2.600.  El objetivo predominante en las mujeres es el llamado “libertad financiera” con casi la mitad (48%) del total de objetivos creados.

Entendimos el componente social del ahorro.

Tener objetivos financieros claros y compartidos aumentan la probabilidad de que logremos cumplirlos. Durante la pandemia, en Front evidenciamos un fuerte incremento en los objetivos compartidos entre parejas, amigos y hasta padre e hijos.

De alguna forma, todo lo ocurrido hizo que nos tomáramos un tiempo para reflexionar y proyectar. Nuevas parejas que comenzaron sus planes de mudanza en conjunto, amigos que suspendieron sus vacaciones y decidieron cambiar de destino, y hasta objetivos compartidos para equipar las casa para trabajar.

Compartir logros y metas nos hace romper con el “tabú” que muchas veces genera el hablar de dinero.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO