COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Estamos en un mundo cada día más conectado donde todo es parte ya de la gran Internet y donde la variedad de soportes, las formas de acceso a la información, la explosión de las redes sociales o la movilidad han logrado revolucionar nuestras vidas. La Internet ha penetrado en nuestro mundo cotidiano pero de forma paralela ha surgido un fenómeno cada vez más intenso: El crimen cibernético.

Cada vez es más frecuente oír hablar de redes de bots o de filtraciones de datos de millones de usuarios y tenemos que ser conscientes de que la seguridad de nuestra vida digital pasa por hacer frente a todo un conjunto de nuevas amenazas que han llegado para quedarse.

Las amenazas que asolan la red se cuentan ahora por millares y los ciberataques se distinguen por ser muy preparados y sofisticados o por usar herramientas de ingeniería social para lograr sus fines. En este contexto, acontecimientos de relevancia mundial como grandes eventos deportivos o mediáticos se sitúan en el punto de mira de los delincuentes cibernéticos ya que los aficionados recurren más que nunca a la red en busca de datos, videos, páginas donde realizar apuestas, etc. y los riesgos para la seguridad se multiplican.

La Internet se nutre de información y cuando tienen lugar estos acontecimientos mediáticos relevantes la cantidad de malware que circula por la red crece exponencialmente. Spam, falsas páginas de apuestas, enlaces que conducen directamente a sitios web peligrosos o archivos que al descargarse pueden infectar nuestros ordenadores son sólo algunas de las trampas habituales. Asimismo en lo que concierne a las redes sociales son los perfiles falsos de personas o empresas relacionadas otras de las herramientas que pueden resultar más efectivas para los hackers.

El Mundial de Fútbol de Brasil es un claro ejemplo de todo lo expuesto. Las apuestas por Internet se multiplican exponencialmente así como la venta de entradas y el seguimiento en redes sociales. La derrota de España en su partido debut frente a Holanda arrojó en poco menos de dos horas más de ocho millones de tuits una actividad frenética demoledora.

Para los delincuentes cibernéticos toda esta actividad es una oportunidad para multiplicar las trampas en la red con un móvil principal: Obtener datos y cometer fraudes, por lo que es esencial no bajar la guardia y no caer en el señuelo de visitar sitios web o descargar archivos de fuentes poco fiables ¿Pero quién es capaz de controlarse si recibe un archivo que dice contener las faltas que no se vieron durante un partido o el penalti decisivo que pasó por alto el árbitro?

En todas estas circunstancias de riesgo para la seguridad de nuestros datos y dispositivos es más importante que nunca volver a lo básico es decir a los consejos para una navegación inteligente que son los que nos permitirán disfrutar de todo el mundo que nos abre la Internet sin comprometer por ello nuestra seguridad.

Si tuviésemos que elaborar un decálogo de consejos estos serían:

  • Configurar la red de forma segura y con contraseñas habilitadas. Si se utiliza un ruteador inalámbrico cambie la contraseña que viene por defecto.
  • Utilizar un antivirus con licencia y mantenerlo siempre actualizado. Instalar un firewall.
  • No abrir correos electrónicos sin conocer la procedencia de los remitentes. Evitarlo especialmente si el  asunto va personalizado con nuestro nombre o con algún dato personal o nos dirigen directamente a un enlace.
  • No descargar archivos sin comprobar las fuentes de procedencia.
  • No visitar páginas web ni validarse en ningún sitio web que no consideremos ciento por ciento seguro. Si tecleamos en Google “Apuestas Mundial Brasil” nos encontraremos con cerca de un millón de resultados, tenemos que dar por sentado que muchos de éstos serán sitios poco fiables.
  • Atentos a los contenidos: Tras un enlace con un contenido excesivamente llamativo o sorprendente o tras un mensaje con un asunto de ese tipo puede esconderse un truco de atracción.
  • Considerar a los menores un grupo de alto riesgo: Activar y configurar el control parental si es posible. Explicar y supervisar los hábitos de navegación a adolescentes y menores que naveguen solos.
  • Si nos conectamos desde el móvil: Tener en cuenta que todos los sistemas operativos incluyendo Android, iOS, Blackberry y Windows suponen sus propios desafíos para la seguridad. Las amenazas pueden provenir de las aplicaciones móviles, los navegadores o de un sistema Bluetooth o un punto de acceso Wi-Fi que no sea suficientemente seguro.
  • Las redes sociales: La creación de perfiles falsos es una práctica habitual de los delincuentes cibernéticos. Desconfíe de perfiles con un número de amigos o seguidores sospechoso o con nombres artificiosos.

Si encontramos alguna evidencia de una página falsa o creemos ser víctimas de cualquier engaño por la Internet acuda a las autoridades.

En definitiva debemos mantenernos muy alerta acerca del auge del crimen cibernético, tener precauciones y tener claro que los acontecimientos de esta magnitud son siempre una puerta de entrada para los delincuentes cibernéticos.

Por Vicente Amozurrutia, director para Check Point México.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO