Daniel Vila, presidente de Grupo Vila-Manzano.
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

CarVaI Investors Austral, grupo inversor liderado por Carlos Joost Newbery, compró al operador argentino de telecomunicaciones Supercanal propiedad del Grupo Vila-Manzano que tiene presencia en 14 provincias del país. La operación giraría en torno a los USD 180 millones, según transcendió.

La compañía proveedora de televisión por cable e Internet tiene como nuevos dueños a un “conglomerado controlado por un grupo inversor de marcado perfil estratégico en proyectos de tecnología y telecomunicaciones”, según detallaron a través de un comunicado de prensa.

Newbery, titular de ICondor, tiene una amplia trayectoria en el mercado argentino de las telecomunicaciones que supo participar en la fundación de empresas como Movicom (Movistar) y CTI Móvil (Claro), y será presidente del directorio de Supercanal. También estará acompañado por Pablo Venturino y Mariano Gilles, de White-Bridge, quienes estructuraron la operación de compra y también integrarán el directorio.

CarVal Investors trabajó junto a Newbery y White-Bridge en proveer la financiación que permitió la adquisición. La compra de la compañía y el despliegue de una nueva red de fibra óptica y servicios digitales demandarán una inversión cercana a los USD 400 millones. Estos actores estructuraron la operación de compra que permitió la adquisición de la empresa que controla el 7% del mercado de la TV paga en la Argentina que, de acuerdo con distintas fuentes no oficiales giraría en torno a los 700.000 abonados.

A principios de año, la empresa de telecomunicaciones Supercanal-Arlink obtuvo financiación por USD 40 millones, proveniente de justamente de los fondos de inversión CarVal, destinados a acelerar su programa de digitalización y la expansión de sus redes de fibra óptica, y recientemente Grupo Vila Manzano firmaron un acuerdo de paz que llevaba dos décadas con Grupo Clarín, tras una gran cantidad de causas cruzadas, denuncias y demandas en diversos tribunales durante dos décadas vinculados con supuestas “prácticas anticompetitivas” en el negocio de la televisión por cable.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO