COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En el marco de su conferencia de desarrolladores WWDC 2020, Apple ha anunciado que el nuevo sistema operativo iOS 14 para iPhone permitirá utilizar el teléfono como llave digital para abrir, arrancar y cerrar algunos coches del mercado. El primer automóvil compatible con este sistema será la última versión del BMW Serie 5, que se empezará a comercializar en julio.

Esta opción será posible mediante un protocolo de comunicación de campo cercano (NFC, por su sigla en inglés), un estándar tecnológico que facilita el intercambio de datos entre dispositivos que se encuentran físicamente próximos entre sí a través del espectro radioeléctrico.

Para hacerlo, el propietario del vehículo deberá vincularlo a la funcionalidad CarKey de un iPhone (modelo XR, XS o posterior) o un reloj inteligente Apple Watch (serie 5 o posterior), una vez establecida la conexión entre ambos dispositivos, podrá especificar que también se requiera un reconocimiento biométrico (de la cara o la huella dactilar, por ejemplo) en caso de que desee mayor seguridad.

Volkswagen está creando una alianza masiva contra Tesla

El coche eléctrico más barato del mundo viene en una caja desde China y cuesta 930 dólares

Volkswagen y Ford se unen en el desarrollo de inteligencia artificial

Una vez dentro del vehículo, solo será necesario que el iPhone o Apple Watch se encuentre también en su interior para arrancar el motor. Si el propietario del vehículo quiere permitir el acceso a un tercero, bastará con que le facilite a través de un mensaje de texto encriptado la llave digital, y podrá especificar durante cuánto tiempo puede tener acceso esa persona a la llave, tras lo cual esta dejará de funcionar.

Cabe señalar que, en la actualidad, numerosas marcas -no solo premium sino también generalistas- y empresas tecnológicas ofrecen sistemas de apertura y arranque similares. De hecho, las compañías de carsharing y motosharing los utilizan para evitar tener que ir entregando y recogiendo llaves físicas.

La mayoría de vehículos de última generación pueden conectarse a aplicaciones específicas creadas por las marcas automovilísticas para ofrecer un plus de funcionalidad (MySeat, My Honda+, Mercedes me, MyPeugeot, BMW Connected…). Mediante estas app, a través del móvil, el usuario no solo puede abrir o cerrar el coche, sino que puede geolocalizarlo, conocer su estado mecánico, activar a distancia el aire acondicionado o enviar al navegador la información de la ruta que se va a realizar.

Imagen

Sin duda, la tecnología abre paso a un nuevo universo. Algunas firmas incluso están dando un paso más allá y ofrecen funciones de control parental en sus vehículos. Por ejemplo, los nuevos Volvo equiparán la función Care Key. Este sistema permite establecer limitaciones adicionales de la velocidad máxima para distintos usuarios del mismo coche. Así pues, se puede determinar una cifra inferior cuando lo utiliza otro miembro de la familia -por ejemplo, un hijo- o un conductor inexperto.

Este sistema no es nuevo. Ford ya cuenta con uno similar desde hace años. Bautizado con el nombre de MyKey, permite disponer de distintas llaves con configuraciones específicas. De este modo, para cada una de ellas se pueden determinar un límite de velocidad diferente e incluso controlar el volumen del sistema de audio. Así, cuando se deja el coche a otra persona, ésta queda supeditada a las especificaciones de la llave que pone en marcha el coche.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO