COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Starlink, filial de SpaceX (su división espacial), ambas empresas del sudafricano Elon Musk, tiene como meta llevar internet satelital a todas las zonas rurales del mundo donde la fibra óptica no puede llegar.

El servicio —que por ahora es una versión beta— llevado a cabo por una red de nanosatélites que cubre todo el planeta ya está operativo en Estados Unidos, Canadá y Reino Unido, donde lo utilizan más de 10.000 usuarios. La compañía ha empezado a expandirse por otros países de la Unión Europea, entre ellos España.

Su expansión por España se ha materializado después de que Starlink registrara dos compañías ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). La primera, con sede en Irlanda, es el proveedor de acceso a internet; y la segunda, con sede en Madrid, está centrada en la operación que albergará las frecuencias y dará suministro de conmutación de datos.

Ver más: Elon Musk: Starlink logrará exponenciar la velocidad de internet a niveles inimaginables

De hecho, ya se puede reservar el servicio en España. Solo hay que desembolsar 499 euros por el equipo de prueba (una antena parabólica de 50 centímetros de diámetro, un rúter wifi y los cables) más 60 euros por el envío. La conexión mensual costará 99 euros. “Tenemos alcance global, pero todavía no tenemos conectividad en todo el mundo”, dijo Gwynne Shotwell, presidenta y directora de operaciones de SpaceX, durante un foro digital celebrado este mes. “Esperamos que después de unos 28 lanzamientos de satélites tengamos una cobertura continua en todo el planeta”, agregó. Esto será al final del año.

Imagen de un rastreador de un satélite de Starlink en un teléfono inteligente.

La versión de prueba, hasta que se consolide la logística espacial durante esta década, contará con la fase beta, en la que se podrán contratar velocidades de entre 50Mb/s y 150Mb/s, y el retardo de la señal se mantendrá en una horquilla de entre 20ms y 40ms en la mayoría de las regiones.

Esta primera operación en España, denominada Better than Nothing, también busca introducirse en zonas remotas de Latinoamérica, Nueva Zelanda, Filipinas, Alemania, Italia, Grecia, Holanda y Sudáfrica. La empresa de Musk, además, también ha solicitado permiso para operar en la India y Japón.

Ver más: Los satélites de Elon Musk, ¿podrían destronar al GPS?

Starlink no está sola

Starlink no es la única empresa que ha puesto los ojos en este mercado. OneWeb, una firma del Reino Unido, sigue los pasos de la de Musk. La compañía británica, recientemente rescatada de la bancarrota por el Gobierno inglés, ha lanzado 146 satélites en órbita baja y pretende crear una red de 650 aparatos alrededor de la Tierra. “[Queremos] proporcionar un servicio de comunicaciones asequible, rápido, de gran ancho de banda y baja latencia”, destaca un portavoz de la empresa.

OneWeb empezará a dar servicio en el invierno de 2021. Las primeras regiones a cubrir serán Reino Unido, Alaska, norte de Europa, Groenlandia, Islandia y Canadá.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO