COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

(México) Por sólo 4 mil pesos, cualquier persona puede tener en sus manos el padrón electoral del IFE como así también los números de cuenta y datos personales de millones de clientes de instituciones bancarias correspondientes a México. Esto, además de todo un menú de información presuntamente confidencial que va desde registros oficiales de Afores hasta usuarios de compañías telefónicas.

Una red internacional que opera a través de internet trafica listas nominales de 15 estados, más otras 13 bases de datos mexicanas con información de titulares de cuentas y tarjetas de algunos de los principales bancos de este país.

En el marco de una investigación periodística para evidenciar el mercado negro de información confidencial se adquirieron cuatro bases de datos: el padrón del IFE de 15 estados, titulares de cuentas de Banamex, tarjetahabientes de American Express y una especial que se vende bajo el nombre de "Personas Mexicanas que Poseen Altos Ingresos".

El tráfico de datos personales constituye una violación a la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares y es el Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI) el responsable de garantizar este derecho.

El Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales establece, en su artículo 171, que los datos e informes que los ciudadanos proporcionen al Registro Federal de Electores serán estrictamente confidenciales y no podrán comunicarse o darse a conocer salvo juicios en que el IFE fuese parte o por mandato de un juez.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO