COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La llamada “nueva normalidad” arroja a todas las compañías ante dos grandes retos, por un lado, garantizar la salud y seguridad de todos sus colaboradores y clientes, y por otro hacer funcionar el negocio, mantener operaciones y conservar los puestos de trabajo. Las MiPymes no quedan exentas de estos desafíos, y se enfrentan a mayores dificultades por ser empresas en su mayoría de estructura familiar. 

Según Víctor Manuel Borrás, CEO de la Fintech de préstamo Bien para Bien, “para que las MiPymes puedan hacer frente a estos dos retos tendrán que adaptarse implementando soluciones tecnológicas que les permitan dar continuidad a sus operaciones y servicio a clientes”.  Por otro lado, “la nueva normalidad también exige la implementación de cambios físicos en los negocios para garantizar la salud y seguridad de los colaboradores y los consumidores”, añade. 

12 startups están mejorando la salud financiera en Latinoamérica

Dos fintechs mexicanas trabajan juntas con el fin de consolidar el sector

Mercado Libre eligió a Paypal como medio de pago para México y Brasil

Estas adecuaciones y adaptaciones significan una inversión importante que ayudará a la continuidad de pequeños y medianos negocios. Sin embargo, no es el único gasto que podrían tener, ya que, con el confinamiento, varios de éstos han tenido que suspender actividades por algunos meses o han bajado considerablemente sus ventas. Por ello, la falta de liquidez es uno de los mayores retos económicos que tienen en este momento. 

“Desde julio se viene observando una recuperación importante de los flujos de pago y se espera un mejor panorama para octubre, lo que habla de un posible escenario optimista y de recuperación para las MiPymes”, comenta Víctor Manuel Borrás. “En estos momentos, vemos que los préstamos más solicitados son para pagar pasivos bancarios de tarjetas de crédito y para capital de trabajo”, complementa. 

Una de las grandes emergencias que están viviendo los pequeños negocios en México es la falta de recursos para continuar operaciones con normalidad. Ante ello, encontrar financiamiento será clave para su continuidad. Por ello resulta vital tener acceso a créditos flexibles que se adecúen a la situación y necesidades concretas de cada negocio. 

En el caso de Bien para Bien, esta Fintech ha implementado programas de apoyo para MiPymes diferentes al del sector financiero tradicional a través de garantías inmobiliarias. Un ejemplo son los descuentos adaptados a las posibilidades de pago de cada cliente durante los primeros tres meses del confinamiento, y que fueron renovados para quienes lo solicitaron. 

“El 60% de los clientes tomaron el programa de ayuda y ahora, aproximadamente el 20% de ellos continúa dentro de los programas de apoyo”, mencionó Borrás. “Asimismo, ajustamos nuestros productos y hemos generado nuevos servicios de préstamo con pagos muy bajos al principio, lo que da oportunidad a las MiPymes de reponerse y salir adelante de la crisis. Tu casa o cualquier bien inmueble te ayuda a tener una mayor probabilidad de obtener el crédito y más rápido”, añadió.

Según el análisis de esta Fintech, 2020 será un año de transición en el que el financiamiento para los pequeños y medianos negocios será clave y definitivo. En este sentido, en Bien para Bien ayudan a las MiPymes a apalancar sus bienes no sólo para resolver problemas económicos, sino también para generar un mayor bien y ayudarles en su proceso de recuperación.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO