COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El videojuego Fortnite, desarrollado en 2017 por Epic Games y con más de 125 millones de usuarios en el mundo, ha sido uno de los mayores fenómenos del gaming de los últimos tiempos. Esa fuerza que ha conseguido le ha dado a la desarrolladora la confianza para comenzar una guerra primero contra Apple y, horas después contra Google, luego de que ambas compañías quitaran el juego de sus tiendas de aplicaciones oficiales.

Todo arrancó cuando Epic Games, agregó un sistema de pago dentro de Fortnite que permitía que las transacciones de los jugadores pasarán por alto el sistema de la App Store de Apple, ahorrando dinero en el proceso y evitando que el gigante de la manzana se quedara con una comisión (que a veces llega hasta el 30 por ciento del monto).

Uber, ¿se va de California?

Tesla aprueba un split en sus acciones

Telecom cerró con éxito su canje de deuda

Poco después, el fabricante de iPhone eliminó al Fortnite de su tienda de aplicaciones por violación “expresa” de las pautas de pago de App Store, según un comunicado de la empresa fundada por Steve Jobs. En respuesta, Epic Games presentó una demanda ante un juzgado federal y comunicó que “Apple se ha convertido en lo que una vez criticó: el gigante que busca controlar los mercados, bloquear la competencia y reprimir la innovación. La empresa es más grande, más poderosa, más arraigada y más perniciosa que los monopolistas de antaño”.

Además, la empresa desarrolladora de videojuegos tenia preparado un video de resistencia bajo el hashtag #FreeFortnite que parodiaba a la icónica publicidad de Apple de 1984 en donde la empresa cuestionaba el monopolio de IBM.

A las horas, Google también tomó la decisión de bajar el juego de su Play Store. Los motivos son exactamente los mismos que los de Apple: la implementación de pagos directos dentro del juego. Igualmente, la situación allí es distinta debido a que Epic Games tiene la opción de lanzar su app en otra tienda de aplicaciones o mismo a través de su web (como lo hizo en los comienzos del juego en Android).

“El ecosistema abierto de Android permite a los desarrolladores distribuir aplicaciones a través de múltiples tiendas de aplicaciones. Para los desarrolladores de juegos que eligen usar Play Store, tenemos políticas coherentes que son justas para los desarrolladores y mantienen la tienda segura para todos los usuarios. Si bien Fortnite sigue disponible en Android, ya no podemos mantenerlo en la Play Store porque viola nuestras políticas”, argumentó Google.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO