COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Huawei reconoció que la “incesante agresión” de EU y, sobre todo, su último golpe a la cadena de chips a nivel global, le creó una considerable presión, que le lleva a luchar por “sobrevivir” y seguir trabajando para conseguir semiconductores.

Huawei está en una difícil situación estos días. La agresión incesante de Estados Unidos nos ha puesto bajo una significativa presión“, afirmó el presidente rotatorio de la firma, Guo Ping, en la apertura de la conferencia anual ‘Huawei Connect‘ en Shanghái.

Se trata de la primera declaración pública del presidente desde que la última medida de EE.UU. contra Huawei entrase en vigor la semana pasada.

Ver más: Huawei Connect: ¿Cómo puede la tecnología ayudar a crear ciudades inteligentes?

El departamento de Comercio de EE.UU. anunció el pasado 17 de agosto que a partir del 15 de septiembre los proveedores globales de Huawei que emplean tecnologías estadounidenses en su desarrollo o su producción deberán obtener primero una licencia de Washington para poder suministrar a la compañía china.

Guo aseguró hoy que la compañía está aún “valorando cuidadosamente los impactos” y recalcó que la “batalla para sobrevivir” es ahora su objetivo principal.

“EEUU ha modificado sus sanciones por tercera vez y, en efecto, ha creado grandes desafíos para nuestra producción y nuestras operaciones”, reconoció Guo en una rueda de prensa retransmitida virtualmente durante la ‘Huawei Connect’.

Algunos fabricantes de chips estadounidenses como Intel o AMD anunciaron esta semana que han conseguido la licencia de EE.UU. para suministrar algunos productos a Huawei, aunque no especificaron cuáles.

Ver más: Huawei Cloud presenta iniciativas para respaldar a los desarrolladores globales

Otros proveedores de chips no estadounidenses como Infineon -el mayor de Europa- han pedido licencias a Washington para poder operar con la empresa china, pero no han recibido todavía respuesta.

Guo recalcó que, si los proveedores norteamericanos y otros “están dispuestos” a vender a Huawei, la compañía china desea seguir comprándoles, e instó a Estados Unidos a reconsiderar sus restricciones que “están dañando a todos globalmente” y “darle una segunda reflexión a sus leyes y regulaciones”.

“Creemos que la colaboración y la apertura es el mejor modelo para la industria de la telefonía móvil”, insistió.

Huawei anunció que desde la entrada en vigor la prohibición de EE.UU. el 15 de septiembre dejaba de fabricar su más avanzado procesador de la serie Kirin, que utilizan sus móviles.

Con todo, en el segundo trimestre de 2020, Huawei superó por primera vez a Samsung como el mayor fabricante de móviles mundiales, con 55,8 millones de teléfonos vendidos, según la firma de análisis del mercado tecnológico Canalys.

La pandemia y la significativa rápida recuperación de China han jugado un papel determinante en esa primera posición, que obedece a la caída de las ventas de sus competidores.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO