Wagner Bernardes.
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Por Wagner Bernardes, Director de Ventas de Orange Business Services para Argentina y Chile

En 1970 Alvin Toffler, en su libro “El shock del futuro”, definió a la tecnología como un poderoso motor de cambio, una fuerza que promueve el impulso acelerador. Él veía un futuro cercano donde la tecnología aceleraría el cambio en el mundo, donde toda actividad humana se vería modificada por su presencia y dónde las personas tendríamos el enorme desafío de adaptarnos cada vez más rápido.

Sin dudas, estamos inmersos en este proceso. Y así como en el pasado “Los Supersónicos” y “Volver al Futuro” nos hicieron soñar con el auto volador que nunca llegó; esta vez será distinto, la velocidad del cambio se acelera a un ritmo exponencial y ya podemos observarlo en algunas industrias que se están transformando y en las pruebas de robots o inteligencia artificial (entre otras) que cada tanto se dan a conocer.

En este contexto de cambio constante en el que vivimos, irrumpe la Industria 4.0 que apunta a transformar completamente los procesos de producción y los sistemas de gestión y gobernanza para llegar a la fabricación inteligente. Pero el factor fundamental es que las fábricas, tal como las conocemos, necesitan evolucionar. Por ejemplo, muchos datos que hoy se generan en las fábricas no están siendo utilizados para optimizar procesos o realizar predicciones. O no han implementado tecnologías que les permitan reunir y analizar los datos que generan máquinas, sensores y personas.

Por eso, quiero detallarles a continuación algunos aspectos relevantes de la fábrica del futuro. Esos que harán de la fabricación un proceso inteligente.

Cadenas de suministro inteligentes

Para crear cadenas de suministro inteligentes la clave está en IoT y Big Data. En este sentido, IDC prevé para Latinoamérica un incremento del 120% en la compra de sensores de IoT y del 129% gastos en Big Data para 2020. Asimismo, para el mismo año consideran que el 60% de las cadenas de suministro utilizará redes inteligentes y analítica para predecir la demanda y desarrollar nuevos productos.

Las cadenas de suministro inteligentes le brindarán a la empresa un mayor conocimiento de requerimientos, de los proveedores y de los clientes que redundará en una mayor previsión de la demanda. Con los datos recopilados de IoT, las empresas también podrán rastrear fácilmente devoluciones y garantías, y brindar mantenimiento predictivo.

Por otro lado, las comunicaciones en tiempo real entre fábricas inteligentes, y proveedores pueden proporcionar una visibilidad muy mejorada de la cadena de suministro desde su comienzo hasta su fin. Esto puede mejorar la utilización de los activos, la trazabilidad de las piezas y la reducción de desechos.

Trabajo conjunto, colaborativo e inteligente

Las cadenas de suministro inteligentes terminarán con el aislamiento que muchas veces vemos entre las áreas de desarrollo, fabricación y distribución; las integrarán en un ecosistema transparente y conectado capaz de producir datos 24/7.

La red que respaldará a la cadena de suministro inteligente se construirá en torno a muchos elementos clave, como la adquisición inteligente, el almacenamiento inteligente, la logística autónoma y el análisis avanzado. Esta red inteligente proporcionará una capacidad de respuesta nunca antes vista. Las señales de oferta y demanda aparecerán en toda la cadena, alertando en tiempo real a los fabricantes de, por ejemplo, la escasez de un componente.

Algunas empresas ya avanzadas en este sentido han adoptado el concepto de “twin digital” para obtener el máximo valor de este flujo constante de datos. Un gemelo digital es básicamente una réplica virtual de los activos, procesos, sistemas y soluciones físicas de la cadena de suministro inteligente.

El proceso físico genera datos en tiempo real (como retrasos de componentes o cambios dramáticos en las condiciones climáticas) y se registran en el gemelo digital. Con esos datos el gemelo digital genera una imagen virtual, que acelera los tiempos de reacción y permite que la red se optimice en consecuencia.

La personalización se hace posible a escala masiva

La tecnología actual está haciendo posible la personalización a escasa masiva. Diversas marcas alrededor del mundo ya les están permitiendo a los usuarios elegir determinadas características del producto. Ofrecer esta posibilidad será cada vez más importante porque responde a demandas que los consumidores ya están expresando.

Es innegable que el comportamiento del consumidor cambió y que, en consecuencia, el proceso de producción e incluso de logística debe cambiar para satisfacer sus necesidades. En este punto también se ve la relevancia de la cadena de suministro inteligente para poder adecuar el inventario y acceder a los proveedores en tiempo real según los diferentes pedidos personalizados.

La industria 4.0 llegó y es importante avanzar hacia la fábrica inteligente. Pero para lograrlo, la clave está en la aceptación del cambio y la incorporación de la tecnología como una aliada. Los beneficios a obtener son muchos: ahorros de costos, mejor planificación, mayor satisfacción del cliente, mejores procesos de toma de decisiones basados en datos y sobre todo, mayor relevancia en un mercado cada vez más competitivo.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO