COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El Director Global del Programa de Telecomunicaciones y Banda Ancha de Intel, Luis Marín, sostuvo que los países de América Latina y el Caribe tienen que “acelerar el paso” en el desarrollo de la banda ancha.

En este sentido, el ejecutivo cuantificó que los desembolsos deben ser del orden de los US$ 300.000 millones a los US$ 700.000 millones con el fin de adecuarse a los 50.000 millones de dispositivos que estarán conectados a Internet en el mundo para 2020. En la actualidad, el número de dispositivos conectados a la red es de entre 15.000 millones y 17.000 millones.

El ejecutivo manifestó que si bien Latinoamérica ha avanzado de manera creciente en los últimos años, “queda una gran mayoría de los países y de las personas que tienen el desafío de ponerse al día”. Agregó que “América Latina no puede quedarse atrás con esta nueva revolución y tiene la gran oportunidad de liderar y generar innovación y crecimiento usando tecnologías de información sobre todo en los casos de las personas de más bajos ingresos”.

Alfabetización digital

El ejecutivo de Intel señaló que la banda ancha requiere inversiones en infraestructura y cobertura, pero que también se deben superar barreras para lograr una mayor alfabetización digital. Otro de los desafíos mencionados por Marín radica en los contenidos, donde los gobiernos tienen la posibilidad de poder generar una gran cantidad de aplicaciones y servicios que pueden beneficiar a las poblaciones y a las economías.

Marín abogó por reducir la inequidad de acceso. Al respecto, indicó que “las personas de altos ingresos dentro de un país tienen niveles de acceso similares a los que se registran en los países desarrollados, entre 70% y 90%,; sin embargo, el resto de la población, sobre todo las de más bajos ingresos, se encuentran en el orden del 1% o 2%. “Esa inequidad es uno de los grandes desafíos para cuantificar lo que se requiere en términos de inversiones en la región”, enfatizó el ejecutivo.

Las inversiones requeridas deberán provenir de una acción conjunta del sector privado y el gobierno. A partir de esa asociación público/privada, se podrá “llegar, impactar y tener los beneficios que ya algunos países como Panamá, Colombia y otros en América Latina están percibiendo de los impulsos que han desarrollado en la banda ancha”. Y agregó: “el gran desafío es que el resto de los países de las Américas aprenda esas lecciones y sean capaces de implementarlas lo antes posible”.

Marín H., chileno radicado en Estados Unidos, formuló sus juicios al término del “II Foro BID Corea sobre Banda Ancha en América Latina y el Caribe”, que se celebró en el Centro de Convenciones del hotel Hard Rock, de Punta Cana, en República Dominicana a mediados de septiembre.

El ejecutivo instó a acelerar el paso, al explicar que “los gobiernos no duran 20 años, un presidente se cambia cada cuatro, máximo seis años, se está renovando; por tanto, la gran responsabilidad de los ministros de telecomunicaciones, de los ministros de tecnologías es cómo hacer que los programas sobre todo lleguen a la gente y lleguen lo más rápido que se pueda”.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO