COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Un equipo de investigadores de la Universidad de Arizona llevó adelante una investigación para mejorar la comunicación entre la infraestructura de avenidas y calles y los automóviles. La investigación utiliza algoritmos de optimización con dispositivos inalámbricos y controladores de semáforos para gestionar las señales de tráfico en la ciudad estadounidense de Phoenix.

Desde el equipo de investigación sostienen que los conductores se comunican de forma inalámbrica vía teléfonos inteligentes con personas de todo el mundo, pero sus coches no se pueden comunicarse con autos cercanos.

Las pruebas se realizaron con un equipo de supervisores y funcionarios de transporte en un viaje de cuatro kilómetros en bus en una carretera en Anthem, un suburbio de Phoenix.

El camino tenía radios “Dedicated Short Range Communications” (DSRC) montados en los autobuses de demostración y vehículos de emergencia. Los equipos se instalaron encima de los postes de luz y en cajas en las intersecciones del camino. A lo largo de la prueba, el bus recibió mensajes a partir de señales de tráfico. Se calculó cuánto tiempo demorarían en llegar a las señales al vehículo y sus respuestas.

Por medio de algoritmos, el sistema analizaba señales de prioridad para vehículos que se aproximaban: de pasajeros, de tránsito, de emergencia y comerciales. Por ejemplo, en un cruce, el camino fue despejado para un camión de bomberos que consiguió primero luz verde del semáforo. El monitor también alertó al autobús sobre las próximas zonas de construcción y escuelas.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO