COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El 5G se convierte en una realidad en América Latina. Hubo lanzamientos en Brasil y Uruguay, y hay procesos de asignación de espectro en progreso en Chile, y previstos para comenzar en 2021 en Brasil, y potencialmente Colombia y República Dominicana. El último reporte de la GSMA, “La Economía Móvil en América Latina 2020”, proyecta 62 millones de conexiones 5G en la región para 2025, lo que representa una tasa de adopción cercana al 10%. Para ese mismo año, el 4G representará el 67% de las conexiones.

Las capacidades 5G, incluidas velocidades más altas y latencias ultrabajas, permitirán crear soluciones a la medida de diversas industrias, habilitando incrementos de productividad que podrían ser claves para ayudar a superar la recesión económica provocada por la pandemia. Esta contribución incrementará el impacto positivo que las tecnologías y los servicios móviles ya tienen en la economía regional. En 2019, el ecosistema móvil generó el 7% del PIB de América Latina, una contribución de USD 421.000 millones de valor económico y alrededor de 1.4 millones de empleos.

Ver más: 5G debe ser “abierto” y transparente

Tres tendencias que moldean el panorama digital

  1. La oportunidad de las redes de uso específico con 5G. Existe una tendencia creciente hacia el despliegue de redes privadas por parte de empresas en sectores como la manufactura, la minería y los servicios públicos. Los operadores buscan abordar las necesidades de estas empresas con soluciones personalizadas listas para usar, capturando a los pioneros en la Industria 4.0.
  2. La expansión del ecosistema de Internet de las Cosas (IoT). El mercado de IoT en América Latina alcanzará 1.200 millones de conexiones para 2025, impulsado sobre todo por el segmento empresarial, en particular soluciones inteligentes para construcción y manufactura. Los operadores están implementando soluciones de IoT en las industrias automotriz, de alta tecnología y bioenergética, y ciudades como Buenos Aires, Santiago, Medellín y São Paulo están implementando iniciativas de smart cities con IoT.
  3. El auge de las fintech. La adopción de smartphones alcanzará el 72% en 2020 y el 80% para 2025. Esta situación, sumada a otros factores como los bajos niveles de bancarización de la población latinoamericana, han conducido al surgimiento de una gran cantidad de fintechs en la región. Además de proporcionar la conectividad que sustenta muchas soluciones fintech, los operadores móviles están explorando oportunidades para capturar más valor en el segmento, e incluso incursionando en la inversión directa en estas empresas.

Ver más: Ericsson calcula en 31 billones de dólares el potencial de mercado de la 5G

Inclusión digital y preparación del terreno para 5G

Cerca del 93% de la población ya tiene cobertura de red de banda ancha móvil, lo que refleja las inversiones realizadas por los operadores durante la última década. Casi el 57% de la población, 360 millones de personas, estarán conectadas a internet móvil para fines de 2020. La brecha de uso revela la importancia de trabajar en políticas públicas integrales para la inclusión digital, en especial ante la creciente demanda de más y mejor conectividad producto de la pandemia.

El reporte señala una serie de recomendaciones de políticas, incluyendo:

  1. Eliminación de marcos de legado y simplificación regulatoria.
  2. Diálogo entre el Poder Ejecutivo, el Poder Legislativo y el sector privado para la construcción de agendas digitales nacionales coordinadas.
  3. Implementación de políticas fiscales que incentiven las inversiones y la asequibilidad de los servicios.
  4. Planificación de políticas de espectro a largo plazo, centradas en la inclusión digital y la innovación, antes que en la maximización de ingresos.

El reporte destaca la importancia de las primeras subastas de espectro 5G en región. Se debe asegurar que este recurso esté disponible en el momento oportuno, en cantidad suficiente y a precios razonables para no inhibir las inversiones. Las recomendaciones apuntan a poner a disposición entre 80 y 100 MHz de espectro contiguo por operador en bandas medias 5G principales (p. ej., de 3.5 GHz) y alrededor de 1 GHz por operador en bandas altas (p. ej., la de 26 GHz). Las bandas más bajas (p. ej., de 600 MHz) también son cruciales debido a su mejor cobertura.

El reporte “La Economía Móvil en América Latina 2020” fue lanzado en la apertura de GSMA Thrive Latin America, el evento virtual que del 1 al 3 de diciembre reunió a los formuladores de políticas, líderes digitales e innovadores de América Latina.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO