COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El Parlamento Europeo aprobó recomendaciones diseñadas para obligar a los fabricantes de teléfonos móviles y otros dispositivos electrónicos a facilitar el proceso de reparación, ya que las autoridades del Reino Unido anunciaron propuestas similares para reducir los desechos electrónicos.

Tras una votación sobre las recomendaciones formuladas por su Comité de Mercado Interior y Protección del Consumidor, el parlamento pidió a la Comisión Europea (CE) que cree una legislación que otorgue a los usuarios el “derecho a reparar” los productos electrónicos.

 Ver más: Apple: denunciada en Europa por violar la ley de privacidad de datos

También presionó por un mayor apoyo para el mercado de reventa y el fin de las prácticas que, según afirma, acorta la vida útil de los dispositivos de consumo.

Además, quiere cambios en las reglas de marketing y publicidad para aclarar las afirmaciones ambientales que se hacen; nuevas directivas de gestión de residuos; y eliminación de cualquier obstáculo legal que impida la reparación, reutilización o reventa de dispositivos.

En su declaración, el Parlamento Europeo también reiteró los llamamientos para la adopción de un cargador común para dispositivos, un objetivo principal de los reguladores de la UE durante muchos años , siendo Apple un objetivo habitual de tales movimientos.

Ver más: Apple fabricará 75 millones de iPhone 5G

Si bien el Parlamento Europeo puede impulsar acciones en áreas específicas, corresponde a la CE redactar la legislación adecuada. Esto tendrá que ser aprobado por ambos órganos junto con el Consejo Europeo antes de convertirse en ley.

El Reino Unido se mueve

Tras la votación del Parlamento Europeo, el Comité de Auditoría Ambiental (EAC) del parlamento británico publicó su propio informe sobre el tema, pidiendo una ley para fomentar una “cultura de reparación” para los productos electrónicos.

Si bien el Parlamento Europeo no identificó empresas específicas en su declaración, el comité del Reino Unido aprovechó la oportunidad para atacar las políticas de Apple.

Se ha descubierto que empresas tecnológicas como Apple pegan y sueldan componentes internos, lo que hace que cualquier reparación sea casi imposible“.

“La EAC descubrió que los consumidores no tienen control sobre los productos que poseen; no pueden sacar componentes para repararlos ellos mismos y no pueden acceder a los manuales sobre cómo solucionar los problemas. En cambio, los cargos propuestos para la reparación por Apple en particular pueden ser tan costosos que es más económico reemplazar el artículo por completo “.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO