COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

A dos meses de la más brutal demostración de incivilidad de un grupo de manifestantes en el Capitolo de los Estados Unidos, varios congresistas de Estados Unidos recriminaron este jueves a los máximos responsables de Facebook, Google y Twitter el papel que sus empresas desempeñaron en el asalto al Capitolio por parte de miles de seguidores de Trump, algunos de ellos armados, el pasado 6 de enero.

Muchos de los simpatizantes de Trump que se congregaron en la capital el día en que el Congreso certificó a Joe Biden como ganador de los comicios planearon el ataque al Capitolio a través de conversaciones en Facebook, Twitter y YouTube -de Google-, entre otras plataformas más pequeñas. El panorama en internet era que Trump llevaba meses hablando de un supuesto fraude electoral y sus seguidores más extremos replicaban que los demócratas habían robado las elecciones.

Ver más: Facebook e Instagram promueven la vacunación

“Tanto si se trata de falsedades sobre la vacuna covid-19 como de afirmaciones desacreditadas sobre el fraude electoral, estas plataformas en línea han permitido que se difunda desinformación, intensificando las crisis nacionales con consecuencias nefastas en la vida real para la salud y la seguridad públicas”, dijeron en un comunicado los jefes de las dos subcomisiones del Congreso que celebran la audiencia.

“Todos los días Twitter lidia con consideraciones complejas sobre cómo abordar el extremismo y la desinformación”, dijo Dorsey en su testimonio escrito publicado con antelación por el Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes.

“Nuestros esfuerzos para combatir la desinformación, sin embargo, deben estar vinculados a ganarse la confianza. Sin confianza, sabemos que el público seguirá cuestionando nuestras acciones”.

Pichai dijo que Google se dedica a dar a la gente “contenido confiable y oportunidades de libre expresión a través de nuestras plataformas, al tiempo que limita el alcance de la desinformación perjudicial”.

Ver más: “Las redes sociales son amplificadoras de idiotas y locos”, según ex CEO de Google

Zuckerberg, por su parte, señaló que Facebook ha intensificado sus esfuerzos “para mantener el odio y la violencia fuera” de la plataforma y ofreció una propuesta para abordar las preocupaciones sobre la responsabilidad de las redes, sugiriendo que cada una tenga sistemas para eliminar el contenido ilegal.

Agregó que “la gente de todas las tendencias políticas quiere saber que las empresas están asumiendo la responsabilidad de combatir el contenido y la actividad ilegal en sus plataformas.”

Sugirió que el Congreso condicione la responsabilidad de los contenidos que infringen la ley a la capacidad de las empresas de cumplir las normas establecidas para luchar contra esos abusos.

Los republicanos también le achacaron a Dorsey la decisión de bloquear la cuenta de Twitter de The New York Post después de que publicaran un artículo sobre Hunter Biden, el hijo del presidente Biden, y sus negocios en Ucrania. El empresario reconoció dos veces que fue un error, pero que la acción se basó en que la historia citaba material pirateado. “Tuvimos una interpretación incorrecta”, sostuvo Dorsey, y agregó “no redactamos las normas según ninguna inclinación política en particular”. “Su propio modelo de negocio se ha convertido en el problema y se acabó el tiempo de la autorregulación. Es hora de que legislemos para hacerlos responsables”, advirtió el congresista demócrata Frank Pallone, presidente del comité de Energía y Comercio.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO