COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Johnson & Johnson, la mayor compañía de productos de cuidado de la salud, comprará a la firma de biotecnología Actelion en un acuerdo por u$s 30.000 millones en efectivo que incluye la escisión de la unidad de investigación y desarrollo del grupo suizo, informaron el jueves ambas empresas.

La adquisición brindará a la compañía estadounidense acceso a la línea de medicamentos para enfermedades raras del grupo suizo, lo que la ayudará a diversificar su cartera en momentos en que su principal producto, Remicade para la artritis, enfrenta una competencia más barata.

Actelion estuvo en el centro de especulaciones sobre una adquisición durante semanas, después de que J&J lanzara y luego detuviera las discusiones con la compañía suiza. La farmacéutica francesa Sanofi también estaba interesada, de acuerdo a fuentes, pero quedó marginada luego de que J&J retomara negociaciones, esta vez exclusivas, a partir de diciembre.

El gigante farmacéutico Johnson & Johnson dejó claro que la transacción se va a realizar en dólares. Johnson & Johnson pagará 280 dólares (261 euros) por cada acción de Actelion. Esa cantidad será convertida en francos suizos. No va a haber ajustes ni seguros de cambio. Johnson & Johnson pagará en total 30.000 millones de dólares (27.900 millones de euros) por la empresa sin importar lo que pase al franco suizo. No es la única medida inusual de la operación. El fundador y consejero delegado de Actelion, Jean-Paul Clozel, no sólo va a ganar alrededor de 1.500 millones de dólares (casi 1.400 millones de euros) con la venta del 5% de sus acciones en la compañía sino que, Johnson & Johnson le va a poner otra empresa. Se trata de parte de las unidades de investigación y desarrollo de Actelion y de las de pruebas clínicas. Los títulos de la nueva sociedad repartirán entre los actuales accionistas de Actelion, aunque el principal accionista será Johnson & Johnson, con un 16%, y derechos sobre otro 16%. La compra de Actelion por Johnson & Johnson es también consecuencia de la política impositiva de EEUU. Tradicionalmente, la economía estadounidense era tan grande que la inmensa mayoría de las empresas apenas obtenía beneficios significativos fuera del mercado interior. Por esa razón, esos beneficios eran gravados en el lugar de origen -por los países en los que se habían obtenido- y, luego, al ser repatriados a EEUU, por la de ese país. Pero hoy en día los beneficios de las empresas fuera del mercado interior son cada vez mayores. Eso ha generado tres billones de dólares (2,89 billones de euros) que las compañías estadounidenses tienen fuera del país y que no quieren repatriar para no pagar impuestos. Ése es el caso también de Johnson & Johnson que, con la compra de Actelion «invierte finalmente el dinero que tenía en Europa», según ha explicado el banco de inversión Jefferies en una nota a sus clientes.

 

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO