Ana Botín, presidenta del Banco Santande
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Orange, el segundo operador del mercado español, ha firmado recientemente un acuerdo con Banco Santander por el que la entidad bancaria financiará los futuros despliegues de redes de fibra óptica hasta el hogar, conocida como FTTH (fiber to the home), de forma que la operadora no tendrá que realizar inversiones adicionales en estas redes, reduciendo la presión sobre su cuenta de resultados, que se ha visto impactada en los últimos trimestres por caídas de ingresos.

El acuerdo contempla que Banco Santander financie mediante un modelo de financial lease la inversión necesaria para acometer los nuevos despliegues de red necesarios para dotar de cobertura de FTTH a otros tres millones de unidades inmobiliarias (UUII), es decir hogares, oficinas y locales comerciales.

Telefónica presenta su propuesta para un Pacto Digital

España: Se anuncia la movilización de €140 billones para estar a la vanguardia en digitalización

Carlos Slim iniciará la carrera del 5G en Brasil

El proceso de despliegue de la nueva infraestructura durará cuatro años, incluyendo 2020 -es decir, que se incluirán en el contrato de leasing las inversiones ya realizadas por cuenta de la operadora durante el primer semestre del año-, y supondrá un compromiso financiero para Banco Santander de aproximadamente 400 millones de euros, según señalan fuentes del mercado.

Propiedad

En este tipo de acuerdos de financial lease, normalmente el activo es propiedad del banco mientras que el cliente paga una cuota, es decir un alquiler con opción a compra al vencimiento del producto financiero. El contrato de Orange con Banco Santander tiene una duración de 20 años, aunque las fuentes consultadas señalan que la red será propiedad al 100% de la operadora al finalizar el proceso de despliegue, es decir, en 2023.

Se trata, por tanto, de un modelo de financiación por leasing similar al de otros activos más convencionales como, por ejemplo, automóviles.

Gracias a esta innovadora fórmula, la filial española de Orange prevé pasar en el mercado español de los 14,3 millones de hogares con cobertura de FTTH con los que cerró 2019 -aunque la cifra se elevó hasta los 14,9 millones de unidades inmobiliarias contando con otras infraestructuras de muy alta velocidad- a los 17,2 millones de unidades inmobiliarias que tiene previsto disponer para 2023, según señalo la operadora en su última presentación de resultados, el pasado julio.

Segunda red de España

Con estas cifras, Orange consolidará su ya fuerte posición como el segundo operador con mayor red de fibra de España -y uno de los mayores de Europa- solo por detrás de Telefónica. Por su parte, el operador histórico y exmonopolio ya ha superado ampliamente los 23 millones de unidades inmobiliarias cubiertas con fibra óptica. De hecho, en los resultados del segundo trimestre, anunció disponer ya de 23,65 millones de unidades inmobiliarias cubiertas con FTTH después de haber desplegado 517.000 a lo largo de los primeros seis meses. Telefónica, además, ha señalado recientemente, en su propuesta de Pacto Digital, que “en 2025, habrá cubierto de fibra óptica el cien por cien de España”.

Innovación financiera

Los acuerdos de financial lease son poco habituales en el mercado de las telecomunicaciones en España para la financiación del despliegue de infraestructuras, ya que, hasta ahora, la mayoría de las inversiones en redes tanto fijas como móviles se financiaba directamente por parte de los operadores.

Redes neutras y fondos

Sin embargo, en los últimos años, la llegada de operadores neutros, que alquilan las redes de FTTH a todos los operadores interesados y el desembarco de los fondos de infraestructuras -que han visto muy interesante la estabilidad de flujos de caja que proporcionan las redes de telcos-, han hecho que afloren nuevas modalidades de financiación de las inversiones necesarias para mantener la competitividad sin cargar las castigadas cuentas de resultados de las operadoras.

Un ejemplo de este nuevo modelo de negocio es el acuerdo al que ha llegado recientemente MásMóvil con Macquarie, el fondo de inversión australiano. Las dos compañías han creado una joint venture, en la que Macquarie tendrá la mayoría -y MásMóvil una participación minoritaria pero significativa, de entre el 40% y el 49%- que será la encargada de construir nuevas redes de FTTH. Estas redes, serán neutras, es decir, que estarán abiertas a cualquiera aunque tendrán a MásMóvil como anchor tenant o cliente principal.

Fuente: Expansión

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO