COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Aún no sabemos cuándo y hasta qué punto volveremos a la normalidad y, tal vez la pregunta más interesante, como será esa nueva normalidad. Sin embargo, debemos decir que lo que hace a esta crisis diferente a las anteriores es la tecnología con la que contamos para responder. La clave de este proceso de transformación es que la tecnología se ha vuelto la llave para proveer servicios relevantes para los clientes, asociados y empleados, y por ende, un diferenciador competitivo fundamental.

“En el área de la salud la pandemia represento un cambio drástico, porque tuvimos que cambiar todo el panorama de atendimiento presencial del paciente hacia la telemedicina, utilizando autenticación remota. En el caso de los médicos, introdujimos un doble mecanismo de autenticación para que pudieran acceder a los datos y demás herramientas de trabajo”. —Raúl Falcón, Director TI del Hospital Auxilio Mutuo de Puerto Rico.

Ver más: Nuance y Rakuten unen estrategias basadas en inteligencia artificial conversacional

¿Quién sabe cuál será la próxima gran disrupción? En 2020 ha sido un virus, que nadie esperaba ni pudo anticipar. Por ello, el crecimiento futuro depende no sólo de los avances y de la innovación tecnológica, sino también de las decisiones estratégicas inteligentes y audaces que se puedan tomar. Es fundamental tomar las medidas correctas hoy para garantizar el éxito mañana. Los nuevos tiempos exigen innovaciones profundas.

Según Christian Moreno de Nuance Communications, “la pandemia ha hecho que las empresas se muevan a la digitalización mucho más rápido, que empiecen a ver un poco más allá de lo que conocían, de lo que trabajaban habitualmente, y de que empiecen a implementar nuevas tecnologías, que estaban ahí, lo que pasa es que hasta que no llega la necesidad, no han sido necesarias. De este modo, yo creo que la tecnología ha venido para quedarse, los biométricos son la nueva realidad, vamos a dejar de utilizar esas contraseñas que no recordamos, esos SMS que no se crearon para seguridad.”

Ver más: Cabify elige a Nuance para incorporar IA Conversacional

Tras lo acontecido en 2020, numerosas empresas e instituciones están reevaluando sus estrategias de adquisición de tecnología y la elección de sus proveedores y socios. Asimismo, los tomadores de decisión seguirán enfrentando un panorama de incertidumbre durante los próximos meses ya que no es clara la evolución del COVID-19 y es posible que un nuevo brote sumerja al mundo en una renovada cuarentena. En este marco, las empresas deben establecer planes robustos de continuidad de negocio que los prepare para una reacción rápida y sin fricciones

“Definitivamente el gran aprendizaje que hemos tenido es que nos toca cambiar, debemos aprender, tenemos desafíos, tenemos retos, pero también tenemos alternativas para cambiar, para adaptarnos a la nueva realidad y montarnos en el ritmo del cambio”. —Beulah Reynoso, Gerente Experiencia del Cliente Canales, Banco Popular de la República Dominicana.

¿Quién sabe cuál será la próxima gran disrupción? En 2020 ha sido un virus, que nadie esperaba ni pudo anticipar. Por ello, el crecimiento futuro depende no sólo de los avances y de la innovación tecnológica, sino también de las decisiones estratégicas inteligentes y audaces que se puedan tomar. Es fundamental tomar las medidas correctas hoy para garantizar el éxito mañana. Los nuevos tiempos exigen innovaciones profundas.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO