COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Las entidades financieras tienen el reto de acercarse al usuario a través de herramientas tecnológicas que aporten seguridad, agilidad y reduzcan el costo de los productos. Blockchain se ha perfilado como la infraestructura tecnológica preferida en las fases de experimentación e interés de adquisición en México.

El Blockchain o cadena de bloques plantea una enorme revolución no solo en la economía, sino en todo tipo de ámbitos, básicamente elimina a los intermediarios, descentralizando toda la gestión. El control del proceso es de los usuarios, no de los bancos —hablando del dinero, pero el ejemplo es extrapolable a otros tipos de transacción—, y son ellos los que se convierten básicamente parte de un enorme banco con miles, millones de nodos, cada uno de los cuales se convierte en partícipe y gestor de las cuentas del banco.

Esta necesidad de tener una banca ágil impulsa la generación de espacios para implementar soluciones tecnológicas dentro del sistema financiero. En el caso puntual de México cuenta con uno de los sistemas financieros más desarrollados de la región, y es un espacio muy fértil para que la cadena de bloques prospere. Justamente nuestro país fue de los primeros en realizar con éxito un sandbox dentro del marco de la Ley Fintech.

Las remesas que enviaron los mexicanos que viven en el exterior, principalmente de los Estados Unidos, aumentaron 11.4 % en 2020 en comparación con el año previo pese a la pandemia, informó el Banco de México (Banxico). De dicho porcentaje, los exchanges cripto hasta ahora han logrado cubrir hasta el 10 %, pero la meta es alcanzar al menos un 20 % de todas las transferencias transfronterizas que cubren las necesidades básicas de 1.6 millones de hogares mexicanos. Esto sin lugar a duda es un punto vital en la agenda de los actores financieros locales, y solo es posible sobre desarrollos blockchain.

«Las empresas que buscan generar negocio y ahorrar costos se enfocan hacia la tecnología digital como palanca estratégica, particularmente en Blockchain un elemento clave en los nuevos modelos de negocio», comentó Leo Elduayen, CEO de Koibanx. Quien agregó que en los seis años de experiencia con los que cuentan, esta tecnología propone una verdadera revolución en multitud de operaciones y de procesos en un amplio abanico de sectores, particularmente el financiero, al disparar la demanda de determinados perfiles y capacidades, y a ayudar a las empresas tradicionales a replantearse completamente sus procesos para aprovechar al máximo las ventajas que ofrece la cadena de bloques. El futuro de la industria financiera dependerá directamente de cuán aptas estén las compañías para adoptar la tecnología Blockchain».

Todo apunta a la aplicación de soluciones basadas en tecnología Blockchain para resolver problemas ante los cuales la banca tradicional aún no ha dado respuestas satisfactorias. Ahora bien, todavía estamos en una etapa de transición, en donde el usuario necesita acostumbrarse a esta tecnología disruptiva, así como en algún momento lo fue Internet, el wifi , entre otras. Incluso así, Blockchain será algo de uso habitual.

De hecho, América Latina ya alcanzó los 77.1 millones de dólares de inversión en Blockchain durante el 2020, y mantendrá un crecimiento sostenido hasta el 2023 del 45 %, momento en que alcanzaría los 232.9 millones de dólares según el informe «Estado del arte del Blockchain en la empresa española», elaborado por Ametic, con la colaboración de ICEX y Realsec.

Gracias a estas soluciones tecnológicas más económicas como las que ofrece la plataforma de Koibanx, adoptadas tanto por el sector público como el privado, los ciudadanos en general podrían verse beneficiados a la hora de manejar sus activos financieros a costos menores de lo que pueden hacerlo hoy. De este modo, se amplifica el espectro de sectores a los que se puede incluir en el sistema financiero.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO