COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En un mundo caracterizado por la sobrecarga de datos, los servicios de nubes para almacenar y gestionar información en moneda local son fundamentales para ahorrar tiempo y dinero. 

Los datos disponibles en la virtualidad son equiparables a 8.000 columnas de libros apiladas desde la Tierra al sol; número que a su vez crece de manera exponencial año tras año. Por esa razón, las infraestructuras y servicios de almacenamiento que permiten gestionar esa información cada vez ofrecen más y mejores servicios.

Ver más: Telegram: El elegido por los hackers

Contar con una nube para administrar y guardar estos datos es fundamental para mejorar el rendimiento de cualquier proyecto, empresa o emprendimiento. En la actualidad, los tres proveedores de nubes que acaparan casi todo el mercado son: Amazon Web Services -el proveedor en la nube de Amazon-; Azure, de Microsoft; y Google, con Cloud Platform. 

Y si bien hace una década almacenar datos costaba mucho dinero, desde que en el 2011 se popularizaron los servicios de almacenamiento los costos se abarataron enormemente. Aunque en Argentina se puede operar con diferentes proveedores de nubes, muchos agregan al valor final el 8% del impuesto país e impuestos del 35% adicional por comprar en dólares al exterior.

En ese sentido, en Argentina, la solución para conseguir un servicio de nube sin recargos la ofrece DataCloud, al ser una empresa local permite pagar en pesos el espacio de almacenamiento y servicios profesionales; es decir, sin impuestos adicionales. Se destaca la atención personalizada, ya que cuenta  con un equipo de profesionales con base en Buenos Aires, disponibles las 24 horas, los 7 días de la semana.

Ver más: Nokia: Número uno en patentes 5G

Otra ventaja del servicio de nube local de DataCloud se inscribe en los tiempos de latencia, los cuales son mínimos. Esto se debe a que al estar radicados en el mismo país que el cliente, los servidores de DataCloud responden rápidamente a sus solicitudes, optimizando el tiempo de trabajo de los usuarios. También se adecúa a las necesidades específicas de cada negocio, permitiendo modificar el espacio de almacenamiento y el servicio de asesoramiento según las necesidades de la empresa, pagando sólo por lo que se utilice. 

En un contexto tan dinámico, la única constante es que los datos digitales seguirán creciendo a un ritmo exponencial. Este aumento de datos e información hubiese sido imposible sin el avance de la tecnología, ya que ella actúa como vehículo. Una manera de ir a la par de las necesidades y desafíos de la coyuntura es apostar a las nubes: aquellos espacios de almacenamiento inteligentes que brindan herramientas para gestionar y procesar los datos de manera eficiente y rápida. 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO