COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los grandes bancos no han sido adoptadores de servicios de cómputo en la nube públicos, debido a riesgos de seguridad y de regulación. Sin embargo, comenzaron a considerar estos servicios debido a la presión por reducir costos y ganar en flexibilidad de cara a la necesidad de incrementar velozmente capacidad de almacenamiento y servidores.

Servicios como Amazon Web Services o Microsoft Azure empezaron a cobrar forma en los planes de TI de los bandos. Si bien estuvieron bajo estudio, desde hace unos seis meses ganaron en consideración y comenzaron conversaciones con proveedores de cloud.

De acuerdo con investigaciones de Deutsche Bank, en la actualidad el uso de la nube pública es muy poco entre los bancos globales, aunque el año próximo sería el comienzo de una mayor adopción. La estimación es que en tres años, un 30% del uso bancario estaría en la nube.

Según The Wall Street Journal, los bancos están más receptivos a las propuestas cloud al percibir sus beneficios potenciales, por un lado, y las mejoras en aspectos de seguridad –como encriptación end-to-end-, por otro.

Aún así, los bancos tienden a proceder con cautela. El uso de la nube pública probablemente comenzará con las cargas de trabajo de computación de bajo mientras prueban aplicaciones que no son de misión crítica.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO