COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

De entrada esto puede sonar totalmente contradictorio, cómo puede haber más demanda de efectivo y, al mismo tiempo, un mayor uso de aplicaciones o banca por internet para realizar los pagos. Banco de México (Banxico), informó que en la segunda mitad del 2020, los consumidores comenzaron a adoptar formas de pago digitales. Casi 5 millones de mexicanos redujeron el uso de efectivo y 3 millones dejaron las tarjetas de crédito y débito para comenzar a pagar con aplicaciones digitales como CoDi.

Sin embargo, Banxico también informó que la base monetaria del país (billetes y monedas en circulación y depósitos bancarios en cuenta corriente en el Banco de México) creció en 50 mil 847 millones de pesos en la última semana del año. Esta es una tendencia constante en el semestre. Para el Banco Central, el crecimiento de la base monetaria se ha incrementado debido en parte a factores asociados a las medidas sanitarias implementadas en el país, que habrían aumentado la demanda de efectivo por parte del público como medio de pago.

Ver más: México: Cómo solicitar un crédito desde 10 mil pesos sin aval y sin garantía

Ante esto Jaime Márquez, director de desarrollo de negocios de la empresa STP, participante del SPEI, comenta que “la adopción de los pagos digitales se ha dado bajo condiciones totalmente inesperadas, los comercios tuvieron que implementar los cobros electrónicos en muy poco tiempo, con poca capacitación y con herramientas o a través de terceros a los cuales no estaban acostumbrados, lo mismo pasó para los consumidores, aquellos que no habían ocupado antes medios de pagos digitales tuvieron que hacerlo en un lapso muy corto”.

Sobre el incremento en el uso de efectivo Jaime ve un par de posibles explicaciones: el golpe a la economía es de gran impacto, lo cual pudo obligar a muchas personas a retirar sus fondos de emergencia, ahorros o reservas, para poder cubrir sus gastos. Un segundo panorama es el incremento del comercio informal “recordemos que aún hay muchas personas que no están bancarizadas, así que la única manera que tienen de pagar o cobrar es con efectivo, ambos panoramas los vemos como un gran reto para poder democratizar el uso de la economía digital para una gran mayoría, el primer paso es capacitar y, en lo posible, poder desarrollar los mecanismos de comunicación para dar a conocer estos medios de pago digitales”, declara el directivo.

Ver más: México: ¿Por qué aumentar la inclusión financiera es la mejor inversión para la economía?

En el 2021 seguiremos viendo el cambio a un modelo de pagos digitales, el cual ofrece grandes oportunidades para los negocios ya que pueden incrementar la rentabilidad por sus productos e incluso introducirse en nichos de mercado a los que no tenían acceso previamente al carecer de herramientas tecnológicas, como lo es la plataforma CoDi que permite realizar operaciones de compraventa de bienes o pagos de servicios por medio de un dispositivo móvil.

Por último, Jaime Márquez comenta que “la confianza en la seguridad de las actividades financieras en línea es clave por lo que nos toca hacer una extensa campaña de difusión e inclusión financiera para seguir incorporando a más pequeños comercios y personas a estas herramientas digitales que ahorran tiempo y dinero.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO