COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Desde hace un tiempo empezamos a ser “protagonistas de nuestra salud” porque dejamos de ser meros sujetos pasivos dentro del sistema sanitario, para ser más conscientes de nuestra salud y participar en las decisiones que afectan a la misma.

Los consumidores están cada vez más comprometidos con su salud personal y quieren soluciones que les permitan mantenerse sanos y prevenir enfermedades

Pieter Nota, Vicepresidente Ejecutivo y CEO de Salud Personal de Royal Philips, comenta: “Avanzamos en el llamado mHealth, o mobile Health, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) define como “la práctica de la medicina y la salud pública a través de dispositivos móviles, como teléfonos móviles, dispositivos de monitorización de pacientes, asistentes personales digitales y otros dispositivos inalámbricos”.

Dentro de esta tendencia, cabe hacer una especial mención al papel que están jugando los wearables, dispositivos que nos permiten medir nuestras constantes vitales, controlar nuestras actividades físicas, nuestra alimentación y, en definitiva, nuestros hábitos de vida. Y esto, inevitablemente, refuerza el hecho de cada vez participemos de forma más activa en las decisiones que afectan a nuestra salud y que seamos más conscientes de los cuidados que necesitamos.

Hay una clara tendencia al alza en las consultas que sobre cuidados de salud se realizan a través de canales móviles y digitales.

Según un estudio realizado por McKinsey Consumer Health Insights un:

67% De los encuestados acuden frecuentemente a apps y websites para consultar temas relacionados con la salud y hábitos saludables

26% Usan estos medios para valorar su propia salud (informaciones relativas, por ejemplo, a la actividad física o a la medición de calorías)

23% Usa las redes sociales para obtener información general sobre temas relacionados con la salud

90% Para más del 90% es más eficaz hacer una consulta rápida en las apps y websites que en persona o través de la vía telefónica

“El mercado tecnológico de accesorios personales, sensores y dispositivos móviles está creciendo: los wearables experimentarán un crecimiento sano, con una tasa de crecimiento anual del 19% entre 2014 y 2020”.

56% Cree que nuestra esperanza de vida aumentará 10 años gracias al uso de wearables que permiten medir y controlar los signos vitales.

 42% Cree que el estado físico y la habilidad deportiva de las personas mejorará notablemente a través del uso de wearables que monitorean nuestro progreso en las actividades físicas que realizamos.

46% Cree que la obesidad decrecerá a través de los dispositivos que miden la actividad física que practicamos y nuestra alimentación.

El papel de estos dispositivos, y de las nuevas tecnologías conectadas en general, en el cuidado responsable de nuestra salud, así como en la adopción de hábitos saludables es fundamental. Influye no sólo en la mejora de la calidad de nuestros años vividos (sobre todo para los pacientes crónicos, dependientes o de riesgo, que ahora pueden mantener una monitorización y un control continuo de su enfermedad), sino también en el aumento de la esperanza de vida.

Los wearables consiguen que no sea necesario encontrarse en un hospital o en cualquier centro médico para, por ejemplo, conocer el ritmo cardíaco o la tensión arterial. Ahora el paciente, sin necesidad de acudir a la consulta, puede hacer un seguimiento constante de su estado de salud y llevar a cabo programas desarrollados por profesionales especializados, que les permitan ver la evolución de su estado físico en tiempo real.

En España un 84% conoce la existencia de dispositivos y aplicaciones que permiten medir variables relacionadas con su salud, y un 27% ya hace un uso habitual de los mismos.

Sin embargo, para que en este tipo de dispositivos las tecnologías conectadas se generalicen, es necesario que su uso resulte sencillo y realmente útil. Según el Informe Mckinsey de 2015, la próxima ola en la evolución de la salud digital se centrará en el desarrollo de una experiencia de consumo más integrada en plataformas y proveedores.

Los profesionales médicos son muy receptivos a la tecnología pero disponen de poco tiempo en la consulta y cualquier innovación no sólo debe contar con evidencia científica sino también ser sencilla y rápida de utilizar. La población es también muy receptiva. La prueba es que los wearables han conquistado un gran espacio en apenas dos años en tiendas de electrónica de consumo y deporte”. Carlos Mateos, Vicepresidente de la Asociación de Investigadores e-Salud

En el marco del Internationale Funkausstellung (IFA) celebrada en Berlín, Philips ha anunciado una nueva gama de productos conectados que permiten al consumidor mantener su salud, bienestar y disfrutar de la vida.

La Compañía cuenta con un amplio portfolio de innovaciones en este campo para el consumidor, destacando Philips HealthSuite, una plataforma digital de salud conectada, basada en la nube y en dispositivos, aplicaciones y herramientas digitales que facilitan los cuidados de salud personalizados y continuos.

“Philips está liderando la salud digital con una gama de programas personalizados de salud conectada en áreas como la salud bucodental, el sueño y la salud cardiovascular”, asegura Pieter Nota, CEO del negocio de Philips Personal Health y director de marketing en Royal Philips. “Los productos que hemos presentado en IFA refuerzan nuestra estrategia de animar y dar poder a los consumidores para que se involucren todavía más en los temas referentes a su salud, usando una plataforma segura que les permite conectar y compartir datos con los profesionales sanitarios”.

El uso de Internet y de las nuevas tecnologías, transformará la vida de los ciudadanos tanto desde el punto de vista personal como en la gestión con los centros de asistencia sanitaria.

 

 

 

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO