COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Un grupo de senadores estadounidenses ha presentado un proyecto legislativo que contempla una inversión gubernamental de más de 1.000 millones de dólares (más de 900 millones de euros) para fomentar el desarrollo de equipamiento 5G en Occidente, a fin de arrebatar a la firma china Huawei el liderazgo en dicha tecnología.

El senador Mark Warner, uno de los promotores del proyecto, esboza en una declaración los objetivos de dicha propuesta, conocida como Utilising Strategic Allied Telecommunications Act (Ley para la Utilización de Telecomunicaciones Estratégicas Aliadas). Según Warner, su país aspira a “reafirmar el liderazgo de Estados Unidos y Occidente a través del apoyo a los competidores de Huawei que capitalicen las ventajas del software estadounidense”.

Los senadores afirman que Huawei está “fuertemente subvencionada por el gobierno chino”, lo que la ha ayudado a erigirse en líder comercial en 5G.

Fiable y seguro

El proyecto de ley propone que la FCC (siglas inglesas de Comisión Federal de Comunicaciones, el organismo regulador estadounidense) cree un fondo de por lo menos 750 millones de dólares (unos 677 millones de euros), equivalente al 5% de los ingresos anuales generados por las licitaciones de espectro, para financiar la I+D en O-RAN. Su meta es estimular el desarrollo de las tecnologías de arquitectura abierta basadas en el software.

Además, se establecería un fondo de 500 millones de dólares (unos 450 millones de euros), disponible durante diez años, para colaborar con socios extranjeros y “acelerar la adopción de equipos fiables y seguros en todo el mundo”.

También se ha propuesto un plan de transición que ayude a las operadoras a adquirir equipamiento compatible con O-RAN y promueva una mayor influencia de Estados Unidos en el establecimiento de estándares internacionales. Así mismo, se busca la ampliación de las oportunidades de mercado de las empresas fabricantes a través de la armonización con firmas asociadas en las nuevas asignaciones de espectro comercial, siempre que sea posible.

Warner afirma que “mientras van pasando meses sin que Estados Unidos actúe, Huawei se establece como el proveedor de equipamiento 5G más barato, rápido y omnipresente en todo el mundo, y las empresas y trabajadores de Estados Unidos y de los países occidentales van perdiendo cuota de mercado y puestos de trabajo. El Congreso tiene que abordar los complejos desafíos de seguridad y competitividad que plantean las empresas de telecomunicaciones dirigidas por China.”

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO