COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Las empresas deben encontrar una forma de adaptar su operación a una nueva era conectada, donde ya no es suficiente elegir una nube pública o privada, de acuerdo con Álvaro Echeverría, vicepresidente y director general de Rackspace Latinoamérica.

Las soluciones de nube tanto a nivel global como en América Latina se han convertido en el nuevo estándar de negocio. La firma de análisis Dimensional Research señala que cerca del 69% de las compañías en la nube comienzan a tener un mayor acercamiento hacia los modelos híbridos o multi-nube; además, el 64% está en busca de un modelo unificado.

Por otra parte, los ingresos de computación en la nube mantienen un crecimiento constante en regiones como América Latina, donde se estima que este año superen los 7,600 millones de dólares, de acuerdo con un reporte de 2014 de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Los diferentes tipos de nube

Todas son seguras y funcionales, sólo es cuestión de entender cómo opera cada una y la sinergia más adecuada según las necesidades de negocio.

  • Pública:basada en una infraestructura de recursos compartidos y generales a modo de autoservicio.
  • Privada: toda su infraestructura es dedicada enteramente a un solo cliente y ofrece un control absoluto, al ser exclusiva mejora su seguridad.
  • Híbrida: una combinación entre nube pública y privada, en la que el cliente clasifica sus datos de acuerdo con la demanda y necesidad de proteger cierta información

Si una empresa decide migrar hacia un entorno multi nube, debe evaluar las necesidades, metas, tipo de datos, capacidad y volumen de información para llevar a cabo una distribución adecuada de la operación.

“El manejo de diferentes ambientes de nube, especialmente cuando existen diferentes proveedores de por medio, es difícil. Un monitoreo poco adecuado puede desencadenar diversos problemas de seguridad y funcionamiento que rápidamente pueden escalar hacia un completo desastre”, explica Echeverría.

Desde Rackspace destacan que la ejecución de una plataforma multi-nube puede ser abrumadora cuando las empresas no cuentan con el equipo interno suficiente que sea capaz de mantener este tipo de infraestructura. Además, esto puede incrementar el uso de recursos extras que serían mejor empleados en otras áreas del negocio.

Ante este panorama, cada vez es más común que las compañías elijan uno o diferentes proveedores externos para llevar a cabo esta implementación con el fin de poder enfocarse exclusivamente en su negocio. La clave de saber elegir está en encontrar un socio capaz de entender los diferentes requerimientos de cada servicio de nube.

Implementar un modelo multi-nube tiene resultados positivos como el incremento de la eficiencia en la operación, la reducción de costos y mayor seguridad tanto para la plataforma de negocio como para los clientes.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO