COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En la actualidad, las monedas digitales como Bitcoin, Dogecoin y otras divisas ofrecen billeteras digitales online con saldos virtuales. Inicialmente, propuestas para intercambios ‘peer-to-peer’ irreversibles, la tendencia ofrece la posibilidad de transacciones anónimas, y generalmente se da entre desconocidos. Asimismo, no hay soporte de un intermediario tradicional como una institución financiera o un procesador de pagos. 

En vez de esto, estas monedas no centralizadas dependen de complejos algoritmos computacionales y de un libro de contabilidad público para todas las transacciones que mantiene el sistema honesto.
Además, la tendencia permite la compra o la minería de Bitcoins, generando su cambio por bienes y servicios, o incluso el cambio a moneda real. Esta forma de comercio público sin fronteras avanza sin tener en cuenta cómo tratar con el fraude del que puede ser víctima, ya que los cibercriminales en estos momentos se encuentran apuntando sus miras a las monedas virtuales.

Esta situación se está convirtiendo rápidamente en un paraíso para los criminales; los hechos:

El famoso botnet Pony identificado a comienzos de este año, según Easy Solutions, fue diseñado específicamente para robar Bitcoins y otras monedas digitales. La falta de información clara y de medidas o requisitos de seguridad en los sitios web de monedas virtuales, hace que sea muy difícil definir cifras. No existe forma de recuperar las pérdidas, ya que las transacciones de Bitcoin no son reversibles sin el permiso de la persona que recibe los fondos. 

Según explica la compañía, los procesadores y poseedores de estas billeteras digitales no tienen responsabilidades financieras o legales para reparar a los usuarios; y tampoco cuentan con seguros para las consignaciones o requisitos de protección de acuerdo a las regulaciones, así que alguien que caiga víctima del robo de dinero virtual no tendrá soporte alguno.

“Yo viajo muy a menudo, pero aun así no encuentro motivos suficientes para aceptar ese nivel de riesgo, sólo para evitar pagar ciertas tarifas y hacer algunas filas. Cuando viajo, busco una protección sólida y mi banco me brinda precisamente eso. Puedo utilizar mis tarjetas de crédito sin temor a perder dinero debido a alguna falta de seguridad en algún punto, ya que mi banco me compensará en caso de fraude. Tampoco tengo que preocuparme de almacenar dinero digital en un servidor o billetera digital que muy probablemente este vulnerable ante ataques”, explica Jardine.

Según menciona la vocera, hay varios niveles de protección dispuestos para evitar la pérdida de su dinero. “De todas formas, la gente siempre se enoja y llamará a sus bancos para preguntar cómo es posible que ciertas cosas sucedan, sin embargo la diferencia radica en que los bancos están preparados para este tipo de eventos. La falta de una autoridad central de Bitcoin significa que no hay nadie a quien reclamar en caso de robo, los usuarios están por su cuenta”, agrega.

A pesar de eso, varias entidades importantes han empezado a aceptar Bitcoin, entre las cuales están algunos de los nombres más importantes en e-commerce: Overstock.com y TigerDirect. ¿por qué están haciendo esto? “Estos negocios declaran que lo hacen porque quieren ofrecer a sus clientes más opciones en lo referente a medios de pago, evitar “políticas” y errores humanos y demostrar su habilidad para adaptarse rápidamente a los cambios en el mercado.

Si bien todos son motivos válidos, la razón real podría ser el evitar los costos de las transacciones. Aunque por otra parte, de esta forma se está abriendo la puerta a más y mayores incidentes de fraude que pueden dañar la reputación y el balance de estas compañías. Sólo pregúntele a Target que tan doloroso esto puede llegar a ser”, agrega.

En fin, si las monedas virtuales continúan ganando popularidad, las personas y empresas que se dedican a combatir el fraude, tendrán un gran reto en sus manos. “El fraude con monedas virtuales puede llegar a ser muy dinámico y pero no muy obvio, lo cual añade un nivel de complejidad innecesario a un espacio ya de por sí difícil. El sumar las monedas virtuales al panorama de amenazas sólo garantiza que el fraude tendrá nuevos lugares que habitar y mayores probabilidades de ser exitoso”, finaliza.
 

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO