COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

No es la primera vez que de una u otra manera los hackers buscan entrar en las altas esferas de gobiernos, organizaciones políticas, ONG, laboratorios medicinales, votaciones presidenciales, pero esta vez fue mucho más allá.

Cuando el presidente Donald Trump convocó a su gabinete en la Casa Blanca el miércoles mientras Washington absorbía la noticia de una violación masiva de datos no dijo nada sobre el ataque, que no fue detectado por las agencias de inteligencia de su administración durante meses. Ahora que esas agencias se movilizan para evaluar el daño, que el gobierno dijo el jueves que podría ser más generalizado de lo que se pensaba inicialmente, lo que representa un «grave riesgo para el gobierno federal», el presidente mismo guarda silencio sobre el asunto, preocupado en cambio por su derrota electoral y sus afirmaciones inventadas de fraude electoral.

Ver más: Por qué en 2020 los hackers van a ser el arma favorita de los gobiernos

La Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad (CISA), por sus siglas en inglés, atribuyó el reciente hackeo a presuntos piratas informáticos rusos. Un “riesgo grave” para el Gobierno federal, pues ha comprometido “infraestructuras cruciales” en el país y que será difícil de eliminar, según un documento de la entidad del Gobierno.

Está “bastante claro” que Rusia se halla detrás del devastador cibertaque a varias agencias gubernamentales de Estados Unidos, que afectó también a objetivos de todo el mundo, dijo el secretario de Estado, Mike Pompeo, según trascendió este viernes.

Microsoft afirmó el jueves que había notificado a más de 40 clientes afectados por estos programas malignos, que -según los expertos en seguridad- permitieron a los atacantes un acceso sin restricciones a sus redes. “Hubo un esfuerzo significativo para usar un programa de terceros para incrustar esencialmente código dentro de los sistemas del Gobierno de Estados Unidos”, dijo Pompeo al programa televisivo The Mark Levin Show. “Creo que ahora podemos decir que es bastante claro que fueron los rusos los que participaron en esta actividad”, declaró el funcionario.

El ataque virtual fue dado a conocer de manera pública el pasado domingo. Hasta el miércoles por la noche, el Gobierno reconoció formalmente que la amenaza estaba activa, pero todo habría comenzado al menos desde marzo. Los funcionarios de la Administración Trump aseguran que solo recientemente se dieron cuenta de las irrupciones en múltiples agencias gubernamentales en las que agentes de inteligencia extranjeros irrumpieron sin ser detectados durante nueve meses.

Ver más: Estados Unidos crearía un Internet cuántico instantáneo y antihackers

Entre las entidades afectadas se encuentran los departamentos de Estado, del Tesoro, de Comercio, de Seguridad Nacional y la Agencia Nuclear.

El diario ‘The New York Times’ reportó que diversas agencias de inteligencia de EE. UU. comunicaron al Congreso que detrás de ello está una agencia de élite de la inteligencia rusa. Moscú ha rechazado su participación.

James Lewis, vicepresidente del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, estimó que el ciberataque podría acabar siendo el peor sufrido en Estados Unidos, por encima del que afectó a los registros de personal del Gobierno en 2014, y que se sospechó entonces como una infiltración china.

Las miradas están puestas en la respuesta de Trump, o la falta de esta, debido a su renuencia constante a reconocer que piratas informáticos rusos interfirieron en las elecciones presidenciales de 2016 a su favor, como indicaron agentes de inteligencia de su propio país. El senador republicano Mitt Romney dijo que es “sorprendente” que la Casa Blanca no se haya pronunciado al respecto.

Joe Biden también recibió detalles en su sesión informativa clasificada diaria, que se ha incluido en su horario público todos los días de esta semana.

«Nuestros adversarios deben saber que, como presidente, no me quedaré de brazos cruzados ante los ciberataques a nuestra nación», dijo Biden en un comunicado el jueves.

“Hay muchas cosas que aún no sabemos, pero lo que sí sabemos es que es motivo de gran preocupación (…) Le he dado instrucciones a mi equipo para que averigüe todo lo que podamos sobre esta violación. La Vicepresidente electa (Kamala) Harris y yo estamos agradecidos con los servidores públicos de carrera que han informado a nuestro equipo sobre sus hallazgos y que están trabajando a contrarreloj para responder a este ataque”, dijo Biden.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO